business intelligence

Business Intelligence: ¿Cómo ayuda a optimizar decisiones y rendimiento?

Se conoce como Business Intelligence, o inteligencia empresarial, al conjunto de técnicas, metodologías o procesos de una compañía que utilizan los datos para facilitar la toma de una serie de decisiones. ¿Cómo? Pues recogiendo esos datos y convirtiéndolos en información relevante para los procesos directivos.

¿Cómo funciona Business Intelligence?

El valor que aportan todos los procesos que comprende la inteligencia empresarial puede marcar la diferencia entre una buena toma de decisiones de una que no lo es. A través de una serie de procesos internos, el BI analiza los datos y métricas de la empresa y forma un conjunto de estrategias, que permiten optimizar su funcionamiento. Podemos utilizarla para detectar áreas de mejora o aumentar el rendimiento de ciertos departamentos. Datos relevantes son todos los relacionados con la producción, por ejemplo, pero también una nota de prensa externa. Por eso, dada la cantidad de información que se manejan en un negocio, la directiva puede apoyarse en algunas de las siguientes herramientas de gestión de datos:

Hay muchas más, pero nos centramos en algunas de las más conocidas porque también ofrecen softwares de gestión empresarial, muy relacionados con el BI.

Aplicación real del Business Intelligence en la toma de decisiones

Una vez que tenemos claro cómo funciona Business Intelligence, lo siguiente que necesitamos saber es cuáles son algunas de sus utilidades y cómo influyen en la toma de decisiones:

Nos permite conocer mejor a nuestro cliente

Una herramienta de BI debería analizar los hábitos de consumo de nuestros clientes, su forma de comprar, canales de venta, etc. Incluso edad, datos demográficos, etc. Esto nos permitirá tomar decisiones estratégicas al respecto.

Planificación de las ventas

Otros datos relevantes para optimizar el rendimiento empresarial son los relacionados con las cifras de ventas. Manejando todos los datos relacionados con este campo nos daremos cuenta de qué línea de nuestro negocio funciona mejor. Y podremos centrarnos en potenciarla y sacarle partido: Ofrecer descuentos, aumentar la inversión en marketing, observas qué nuevo producto empieza a funcionar mejor, etc.

Control de resultados

Igual que resulta sencillo analizar las ventas, es muy fácil comparar con los objetivos que nos habíamos marcado en el proceso previo de planificación estratégica. Observando los resultados reales frente a los marcadores descubriremos potenciales desviaciones. Esto nos permitirá corregirlas de cara a futuros proyectos. A largo plazo, conseguiremos unos rendimientos, tanto financiero como de producción, óptimos.

Cada departamento tendrá sus propios beneficios

Por ejemplo, en recursos humanos podrán observar qué trabajadores rinden al máximo. En financiero, qué procesos conllevan más costes. En marketing, qué campañas de publicidad obtienen mejores resultados. Y todas estarán conectadas entre sí.

Algunos problemas de nuestro negocio que podemos solucionar con BI

¿Te preguntas si el Business Intelligence es realmente útil para tu empresa? Aquí te mostramos algunos problemas empresariales comunes que pueden solucionarse utilizando BI:

  • Dudas con la entrada a nuevos mercados. Verás en qué punto exacto está tu empresa y podrás compararlo con las acciones de la competencia.
  • Problemas con la gestión de ofertas. Como ya hemos visto, te ayudará a observar qué productos o servicios debes poner en promoción, o cuáles son un producto emergente que debes empezar a potenciar.
  • Aparición de islas de aparición interdepartamentales. Al manejar los datos de la empresa en conjunto, este problema desaparece.
  • Desviaciones presupuestarias. Podremos analizar de forma mucho más efectiva los gastos, ingresos y cómo optimizar nuestros presupuestos, así como la rentabilidad de nuestro producto o servicio.
  • Gestión de riesgos. Manejando todos los datos disponibles también minimizaremos los riesgos.

En definitiva, gracias al Business Intelligence podremos:

  • Observar qué está pasando en nuestra empresa en todo momento.
  • Analizar los datos que nos ofrecen e interpretarlos de forma correcta.
  • Predecir qué ocurrirá en un futuro.
  • Tomar buenas decisiones que mejoren el rendimiento empresarial.

Y estos son, por último, algunos de los procesos utilizados para la obtención de datos:

  • Auditorías internas.
  • Indicadores y marcadores.
  • Encuestas al personal y a los clientes.
  • Análisis de quejas y reclamaciones.
  • Checklist y evaluaciones de las planificaciones estratégicas de la empresa.

Si quieres ser un experto en análisis de datos y Business Intelligence, te ofrecemos la posibilidad de formarte con un programa en Control de gestión, en el que encontrarás un módulo completo dedicado a este área empresarial.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *