Neuropedagogía de las matemáticas: cómo aprender y enseñar matemáticas y no morir en el intento

Claves para aprender y enseñar matemáticas y no morir en el intento

Joaquim Valls, docente de Matemáticas del Grado en Administración y Dirección de Empresas y del Grado en Marketing y Comunicación Digital de la Euncet Business School.

El Dr. Joaquim Valls, docente de Matemáticas del Grado en Administración y Dirección de Empresas y del Grado en Marketing y Comunicación Digital de Euncet Business School, ha sido el encargado de presentar el webinar “Neuropedagogía de las matemáticas: cómo aprender y enseñar matemáticas y no morir en el intento”. El Dr. Valls es también Doctor en Reeducación del Inconsciente, economista y Neuropsicólogo. Recientemente ha publicado en Cuadernos de Pedagogía (nº 509, mayo de 2020) el artículo “Se puede educar el inconsciente cognitivo matemático”.

El Dr. Joaquim Valls da las claves para romper estigmas sobre nuestras capacidades cognitivas, cómo perderles el miedo a las matemáticas con el método Learn by Doing y cómo aprender hasta 8 veces más deprisa.

Todos tenemos un cerebro matemático. Nadie nace siendo de “letras”

El cerebro matemático, Stanislas Dehaene

Stanislas Dehaene se hace eco de los descubrimientos neurocientíficos que demuestran que desde que nacemos todos tenemos nociones matemáticas. Y es que, además de la brecha tecnológica actual, en el siglo XXI existe la brecha matemática. Dominar los números puede ser un factor decisivo en la proyección profesional, no solo en los ámbitos habituales de la ingeniería, sino también en la Administración de Empresas, el Marketing (en especial en la investigación de mercados) y la gestión de entidades e instituciones deportivas.

Todos nacemos con un cerebro “parecido” 

La dilatada experiencia de Valls, de 42 años de docencia universitaria de asignaturas numéricas a casi 50.000 estudiantes, le permiten concluir que la diferencia en el rendimiento académico no depende tanto de la inteligencia innata, sino de la capacidad de esfuerzo. Es importante saber cómo utilizar el cerebro para aprovechar el potencial que todos tenemos y esto se consigue mediante la práctica.

Nuestro cerebro inconsciente posee un enorme potencial de aprendizaje

Aunque exista el mito de que solo utilizamos el 10% de nuestro cerebro, la realidad es totalmente distinta. De hecho, utilizamos el 100% de nuestra capacidad cerebral. Sin embargo, la formación académica se dirige mayoritariamente a la parte consciente del cerebro que, al parecer solo representa el 5% del mismo.

 Esto es importante tenerlo en cuenta a la hora de aprender y enseñar matemáticas. Y es que, el profesor o la profesora de esta materia, como cualquier docente, se centra en la transmisión de conocimientos de la forma más entendible y fácil posible.  Ignorar que el 95% de lo que aprendemos se lleva a cabo de manera inconsciente dificulta el aprendizaje, ya que “El aprendizaje con comprensión de asignaturas numéricas complejas, que es sin duda el más deseable, eficaz a largo plazo y transferible a diferentes contextos no se halla al principio sino al final del proceso educativo” (Valls, 2020).

Todos nacemos con un cerebro “maravilloso”

Somos más inteligentes y creativos de lo que nos creemos. Sir ken Robinson afirma que “Genio se nace e imbécil se llega a ser. Entre medias está el sistema educativo”. El Dr. Valls hace hincapié en la gran capacidad de aprendizaje de los bebés: su curiosidad, sus ganas y su resiliencia, que en la escuela se debe aprovechar en lugar de disuadir.

Todo aquello que llevamos a cabo de forma reiterada hasta convertirlo en un hábito que nos posibilita ser capaces de realizarlo de forma automática transfiere el conocimiento consciente del neocórtex a los ganglios basales del cerebro, en un hermoso proceso de interiorización. Los ganglios basales devienen así una especie de lámpara maravillosa que nos concederá nuestros sueños, siempre que nos entrenemos el suficiente número de horas. Según el matemático antes nombrado, experto en psicología cognitiva, Stanislas Dehaene (2019), la diferencia entre el genio matemático y cualquiera de nosotros, radica únicamente en que el primero ha cultivado desde pequeño esta disciplina.

Así pues, con el aprendizaje académico de las matemáticas sucede igual. “La mejor manera de aprender asignaturas numéricas es haciéndolas reiteradamente, añade el Dr. Valls. El profesor, la profesora de matemáticas deben facilitar el citado proceso de interiorización de la materia, de manera que a través del entrenamiento dirigido se posibilite la transferencia de conocimiento del del córtex cerebral a los ganglios basales.

¿Por qué a algunas personas les cuesta más aprender matemáticas?

Los mecanismos atencionales que ha incorporado la evolución en el cerebro humano resuelven un problema cognitivo fundamental: la saturación de información. Pero no debe olvidarse que la atención está íntimamente relacionada con la memoria operativa, y que esta es el espacio mental en el que se produce el aprendizaje

El gran problema es la limitada memoria operativa de la que disponemos las personas y, especialmente, los niños. Esta memoria es la auténtica restricción para aprender aquellas actividades que requieren un proceso mental elevado, lo que es muy evidente en cuanto las matemáticas van aumentando su nivel de abstracción.

Aquellas materias complejas con una elevada carga cognitiva intrínseca, a menos que se secuencien de modo adecuado, pueden llegar a saturar la memoria operativa, pero no lo hacen de la misma manera en cada uno de los niños de un aula, ya que se dan diferencias muy significativas entre unos y otros. Esto explica en buena medida que tan solo aquellos niños con una mayor capacidad de memoria operativa puedan atender y entender las explicaciones en las clases de asignaturas numéricas.

El profesor debe acompañar a los alumnos

El docente de matemáticas debe aprender también a gestionar la restricción comentada de la memoria operativa de sus discípulos. Debe focalizarse, en concreto, en reducir la carga cognitiva intrínseca de cada sesión de aprendizaje

Se trata de acompañar a los alumnos a descubrir regularidades sin tener que malgastar memoria operativa. En este sentido, el docente debe invertir tiempo en la concepción de la colección de ejercicios para no dificultar la citada captación de regularidades por parte de los estudiantes, lo que, al saturar su memoria operativa, ralentiza y, en ocasiones, impide, la adquisición de conocimientos.

Si se desea retener en la memoria la serie numérica, 7359084261, se requiere mucha memoria operativa porque es imposible aprenderla, a menos que se memorice sin encontrarle el sentido, (lo que aporta muy poco al conocimiento), o que se destine un tiempo suficiente para descubrir que se trata de los dígitos del sistema decimal (lo que exige emplear mayor cantidad de memoria operativa).

En cambio, retener en la mente la serie, 0123456789, que consta exactamente de los mismos dígitos, exige muy poca memoria operativa, porque la regularidad es evidente.

Ordenar las colecciones de ejercicios es una estrategia simple pero muy eficiente para no saturar la memoria operativa, pero no basta cuando la resolución de los mismos exige algoritmos complejos, con muchos pasos distintos y algunos de comprensión exigente. Debe tenerse presente que un experto (el profesor suele serlo) es capaz de evocar y usar sus conocimientos sin que ello le exija carga cognitiva alguna porque a menudo puede hacerlo exento de esfuerzo voluntario e incluso de forma inconsciente. Ahora bien, el alumno no es un experto.

Claves para aprender más y más deprisa 

1- El poder del juego y de la curiosidad. De pequeño se aprende mucho y muy rápido. Aprendemos a caminar porque nos motivaba la curiosidad. Así pues, aprender las matemáticas jugando y haciéndolas puede ayudar a agilizar el proceso de aprendizaje.

2- Escribir a máquina vs escribir a mano. Utilizar la escritura manual es clave para el aprendizaje. Se ha comprobado que cuando se estudia a mano se estudia dos veces más rápido que si lo hacemos con la ayuda de un ordenador.

Representación de la mano en el cerebro -Homónculo de Penfield-. Miedo a las matemáticas.

Representación de la mano en el cerebro
 -Homónculo de Penfield-

3- Aprender en blanco y negro vs aprender en color. Es mucho más efectivo a la hora de estudiar utilizar colores. Niñ@s aquejad@s de un caso particular de sinestesia que les hace identificar números con colores aprenden de media un 30% mejor.

4 – Aprender de memoria vs por evocación. La evocación es la mejor manera que existe para estudiar. No se aprender de memorizar, sino con la memoria. En este sentido, irse preguntando a uno mismo para comprobar si realmente lo sabemos es una estrategia muy eficaz. Cuando verbalizamos lo estudiado aprendemos mucho más que si solo hincamos los codos. Esta evocación puede realizarse a viva voz o mediante preguntas por escrito.

5 – Aprender con miedo vs con “amor”. Estar en un ambiente de estudio “amoroso” ayuda a la hora de aprender. Evitar situaciones que generen miedo, ansiedad e inseguridades será clave para reforzar la autoestima de los estudiantes, así como su perseverancia y su motivación para el aprendizaje.

Un recurso que puede ayudar a los profesores a vislumbrar este miedo es la caligrafía. El Dr. Valls, es coach-neurocaligráfico y gracias a su formación y dilatada experiencia explica que una amplia separación entre palabras puede ser señal de ansiedad.

Ejemplo de caligrafía de una persona con ansiedad. Miedo a las matemáticas.

Pauta del Optimismo Moderado y de la Buena Gestión Emocional

Para poder trabajarlo la Pauta del Optimismo Moderado y de la Buena Gestión Emocional puede ser un buen recurso. Las líneas, ligeramente inclinadas hacia arriba ayuda a reeducar la posición corporal, ya que obliga a que adoptar una postura más erguida. 

Pauta del Optimismo Moderado y de la Buena Gestión Emocional. Miedo a las matemáticas.

 Pauta del Optimismo Moderado y de la Buena Gestión Emocional

Se ha demostrado que cuando nos sentamos en una postura erguida aprendemos más. Inconscientemente mostramos una actitud sin miedo y más positiva. “El cerebro es reversible: si tú cambias la postura corporal puedes llegar a transformar a mejor tu estado de ánimo«, añade el Dr. Valls.

Ejemplo de coaching neurocaligráfico del Dr. Valls. Miedo a las matemáticas.

Ejemplo de coaching neurocaligráfico del Dr. Valls 

Cómo estudiar para aprender hasta 8 veces más deprisa

  1. Reescribir a mano todo lo que se estudie.
  2. Aplicar colores la resolución de ejercicios.
  3. Estudiar por evocación con la siguiente secuenciación temporal:
    1. Evocarlo estudiado en clase antes de 24 horas.
    2. Evocar lo aprendido por segunda vez antes que transcurra una semana.
    3. Evocar por tercera vez, antes de que transcurra un mes. 

Cómo estudiar matemáticas para aprender 8 veces más deprisa

Si te ha parecido interesante esta metodología de estudio y enseñanza y quieres retarte con las matemáticas los grados universitarios de Euncet Business School te interesan.

Los docentes de nuestro centro trabajan con material propio para que el estudiante aplique la metodología “Learn by Doing” y consiga un seguimiento efectivo de la teoría. Para evitar que se rompa el proceso de aprendizaje el grado de dificultad va aumentando de manera gradual, asegurando así la consolidación de los conocimientos que se vayan adquiriendo.

Todo el sistema está articulado para potenciar el aprendizaje del estudiante. Nuestro centro se caracteriza por ofrecer servicios para ayudar al estudiante en cualquier situación que lo requiera mediante tutorías personalizadas.

 Descubre qué programa de nuestra oferta formativa se ajusta mejor a tus necesidades e inquietudes: