Decálogo para ser un buen financiero en tu empresa

Decálogo para ser un buen financiero

Armand Bover, director del Posgrado en Dirección Financiera de la Euncet Business School, da las diez claves necesarias para huir de la antigua imagen del director financiero basada en el control de gestión para apostar por aquella que sea capaz de ver más allá e incentivar nuevos cambios que se ajusten a la nueva realidad. El siguiente decálogo para ser un buen financiero te guiará en tu día a día para que seas capaz de centrarte en lo que de verdad importa durante tu gestión. Descubre los factores que debes tener en cuenta y ¡sé un buen director financiero para tu empresa!

 

Decálogo para ser un buen financiero en tu empresa

1. La Contabilidad expresa la realidad económica –financiera de la empresa a través de un lenguaje técnico

La contabilidad y las finanzas son las dos caras de una misma moneda. Muchas empresas no entienden la ligazón de estas dos materias actuando por separado el departamento de contabilidad del departamento de finanzas. La contabilidad está constantemente hablándonos y reflejando la situación real de la empresa. La empresa es un todo en que cada

uno de los departamentos en que está dividida es necesario para conseguir sus
objetivos. Aparte de entender esta afirmación, lo más importante es que el
Director General elija personas profesionalmente preparadas para cada
departamento que tengan espíritu ganador, que sean profesionales conocedores de
la importancia del trabajo en equipo. Y que el Director General sepa sacar el
máximo rendimiento de los mismos.

2. La Contabilidad es una opinión, la Tesorería es una realidad

Esta afirmación es una de las claves a seguir de este decálogo para ser un buen financiero. Y es que, la contabilidad es una opinión porque dentro de la legalidad contable hay varios criterios de aplicabilidad, en cambio la tesorería es “como la prueba del algodón” nunca engaña, es decir es el dinero que tiene la empresa en cada momento.

3. El horizonte temporal es básico para determinar los objetivos de la empresa

A Corto plazo lo más importante para la empresa es que tenga liquidez (Cash) Una empresa a corto plazo puede tener pérdidas, pero si tiene Cash podrá subsistir temporalmente. En la crisis financiera del 2008 ya se demostró que aquellas empresas que tenían muchos activos inmobiliarios para vender, pero no tenían liquidez, que con los ladrillos no se pudieron ni pagar las deudas a entidades financieras, ni a los proveedores, ni las nóminas a sus empleados, etc.

A Medio plazo lo más importante para la empresa es tener beneficios, sin estos la empresa tenderá a desaparecer.

A Largo plazo lo más importante para la empresa es maximizar el VALOR para el accionista.

4. Las inversiones deben financiarse con instrumentos que tengan el mismo periodo de amortización

Inversiones a Largo Plazo jamás deben financiarse con instrumentos a Corto Plazo. No aplicar esta regla ha sido la defunción de miles de empresas que financiaban necesidades de circulante permanentes con pólizas de crédito a corto plazo. Cuando se produjo la crisis financiera a partir del 2.008 Y las entidades financieras no renovaron pólizas de crédito fue el final de miles de empresas. Esto fue una muy mala praxis de la utilización de las pólizas de crédito por parte de las empresas.

5. Al cabo de un año de realizarse una inversión deben revisarse sus flujos de caja reales en comparación con los estimados

Para poder comprobar si las hipótesis iniciales elegidas al inicio han sido acertadas o no. Este análisis denominado “Análisis Post-Mortem” cuesta mucho que las empresas lo hagan, porque en general los responsables del proyecto inicial son reacios a revisarlo por miedo a que afloren sus errores, Esto es un craso error ya que la mejor forma de aprender es el “Trial and Error”, es decir ir aplicando los conocimientos adquiridos al comparar la estimación con la realidad en los futuros nuevos proyectos.

6. La bondad de la marcha de una empresa se mide por el Resultado después de Impuestos, no solo por el EBITDA

La inversión en activos, su amortización y por ende el coste de la correspondiente financiación también cuentan. No olvide que los impuestos se pagan. Y precisamente del resultado neto, la empresa decidirá qué parte destina a retribuir al accionista en forma de dividendo y qué parte destina a reservas (beneficio no distribuido).

7. Es necesario tener un plan de negocio realista y empeñarnos en que se cumpla

La herramienta básica es el Presupuesto anual (lógicamente detallado por meses y trimestres). Pero si el presupuesto anual es muy importante también lo es su seguimiento a lo largo del ejercicio económico a través de las revisiones del presupuesto que lo ideal es que fuesen en cada trimestre (los denominados quarterly forecast), aun siendo conscientes que la probabilidad de acertar el resultado previsto tienda a cero.

8. La importancia de la implantación de un sistema de control exhaustivo de costes

Si una empresa no sabe lo que le cuesta el bien o servicio que vende, ¿Cómo puede fijar el precio de venta del bien o/servicio de una forma correcta? Desgraciadamente muchas empresas han fijado el precio de venta (para poder en teoría competir en el mercado) por debajo de sus costes variables y en este caso se produce una “paradoja empresarial” y es que la empresa cuanto más vende más pierde, con lo que acelera su desaparición del mercado.

9. La mentira financiera tiene las patas muy cortas

Es muy importante que las empresas no se auto engañen. Muchas veces si una empresa tiene beneficios según la cuenta de resultados, pero no tiene liquidez, debe comprobar entre otras cosas, que no tenga activos sobrevalorados que no están debidamente reflejados en su balance y por tanto son la causa del mencionado problema.

10. Hasta que no se cobran las Ventas no pueden considerarse como tales

Y, para cerrar este decálogo para ser un buen financiero es imprescindible que ante el peor escenario posible en el que la empresa realice una venta, con la correspondiente entrega de producto no la cobre. Los gastos asociados incurridos por la venta, siempre deberá pagarlos.

Siguiendo las pautasen este decálogo para ser un buen financiero podrás conseguir que tu empresa o negocio sea rentable y exitoso y, si quieres dar un paso más allá en tu carrera profesional no te pierdas el Posgrado en Dirección Financiera de Euncet Business School, con el que conseguirás los conocimientos y herramientas prácticas necesarias para una mejor asignación de los recursos económicos de forma más optimizada a tu negocio.