¿Qué es el dropshipping?: En Euncet te explicamos cómo funciona este método.

Qué es el dropshipping: ¿Debo aplicarlo en mi e-commerce?

El dropshipping o triangulación de envíos en español, es un nuevo modelo de negocio online que ha llegado para quedarse. Esta nueva forma de hacer negocios se está convirtiendo para muchos jóvenes emprendedores en su primera experiencia con el mercado y los negocios. 

Los datos hablan por sí solos, y es que las ventas online en España crecieron un 65 % en el primer trimestre de 2021.

Saber más: El crecimiento del Comercio Electrónico en España en el 2020

Descubre en el siguiente artículo en qué se basa el dropshipping y por qué es la opción elegida por el 33 % de la industria del comercio electrónico como su modelo primario de gestión de inventarios. 

¿Qué es el dropshipping?: Cómo aplicarlo en tu e-commerce

¿Qué es el dropshipping?

El dropshipping es un modelo de negocio digital basado en el trinomio proveedor – minorista – cliente. Consiste en vender sin stock por internet. Es decir, el envío y entrega de productos se realiza a través de un proveedor externo encargado de almacenar y gestionar la logística. El minorista o vendedor se encarga de gestionar la base de datos de los clientes y facturar los pedidos a través de su e-commerce, alojado en una página web. El cliente compra el producto directamente a través de la tienda virtual, por lo que en ningún momento conoce quién es el proveedor.

Dentro de este modelo de ventas digitales existen dos sistemas de gestión:

  • Dropshipper con único proveedor. En este caso, el minorista o vendedor contacta con el proveedor para vender sus productos en la tienda virtual. El mayorista facilita un fichero CSV o XML para que el minorista integre el catálogo de productos al e-commerce a cambio de pagar una cuota mínima mensual. 
  • Centrales de compra dropshipping. Este sistema de gestión supone ampliar, tanto la cantidad como la variedad, del surtido de productos. Se trabaja con diferentes proveedores que suelen prestar servicios de sincronización de datos relacionados con los productos y su venta, de modo que automatizan y facilitan ese proceso a los minoristas. 

El Dropshipping y sus sistemas de gestión

¿Cómo funciona el dropshipping?

Para poder entender el funcionamiento del dropshipping, te contamos a continuación cómo montar una tienda dropshipping de cero:

Te puede interesar: Claves para emprender un negocio digital tras la COVID-19

1. Escoge el nicho de mercado y analiza la competencia

Si ya tienes una idea de negocio y crees que puede encajar en la modalidad dropshipping, genial. En el caso de que no sea así, no te preocupes porque existen múltiples páginas web en las que poder consultar los productos más vendibles. También puedes consultar herramientas con las que averiguar los productos más buscados. Con ello, conseguirás saber también el grado de competencia que puede llegar a tener tu negocio si se decanta por la venta de esos productos. 

2. Elige un proveedor de confianza

A diferencia de un e-commerce “puro”, con el dropshipping tu valor añadido reside tanto en la atención al cliente que ofreces como en la promoción que hagas sobre tus productos y tienda virtual. Ni la fabricación, distribución ni preparación del pedido será tarea tuya. Así que es muy importante que escojas bien tus proveedores. Deberás seleccionar entre cuatro o cinco y negociar las cantidades mínimas de pedido, así como los tiempos de envío y precios. Testéalos y valora si cumple con los tiempos de entrega esperados, la calidad de los productos y el tipo de empaquetado. Recuerda que cada detalle suma para conseguir diferenciarte del resto de negocios que utilizan dropshipping. 

3. Crea tu e-commerce

Aunque resulte obvio, este paso es importante hacerlo con ciertas garantías. Elige un nombre de dominio y una plataforma para gestionar tu comercio electrónico flexible y modulable. Esto permitirá que puedas ir integrando herramientas y funcionalidades que favorezcan los procesos críticos en la experiencia de compra como puede ser la pasarela de pago, carritos abandonados, etc. 

Al inicio, no hace falta que tu página web luzca como profesional, pero lo que sí es cierto es que cuanta más competencia, más nivel de atención deberás poner en aquellos detalles que hagan que tu marca destaque frente a tus competidores más directos. 

Una vez tengas tu página web operativa ya podrás integrar los catálogos negociados con los proveedores. Recuerda fijar precios que te permitan obtener cierto margen de beneficio, considerando tanto los gastos de envío como las divisas en las que operarás. 

4. Promociona tu e-commerce con poca inversión

Ante tanta competencia, si quieres que tu dropshopping prospere debes crear un plan de marketing con el que poder promocionar tu e-commerce aprovechando al máximo tu limitado presupuesto. Aunque no lo creas, existen muchas formas gratuitas o de bajo coste que, con esfuerzo y trabajo, pueden posicionar y visibilizar tu e-commerce:

Acciones de pago

  • Invierte en ads. Ya sea en Facebook. GoogleAds u otras plataformas de anuncios digitales. Crea anuncios para destacar tus productos y segméntalos una vez tengas definidos tus públicos objetivo. Apostar por una estrategia SEM es el primer paso para posicionar tu marca. 
  • Apuesta por el marketing de afiliados. Ofrece comisiones por afiliación y aprovecha las relaciones con otras páginas web para que ayuden a visibilizar tu marca y valor diferencial. 

Acciones sin coste económico

  • Marketing de contenidos. Consigue tráfico orgánico a tu página web a través de la creación de contenido de calidad relacionado con tu marca y productos.  Apuesta por trabajar el SEO de tu marca y consigue destacarla de la competencia. 
  • Plan de marketing de Social Media. Conecta con tu público generando contenido de valor en las redes sociales y construye una comunidad en torno a tu marca. 

Te puede interesar: Tips y novedades para tu estrategia de venta en Instagram

¿Cómo funciona el dropshipping?

Ventajas e inconvenientes del método dropshipping

Montar un negocio dropshipping no tiene por qué implicar una gran inversión, tal y como años atrás suponía para los minoristas. Muchos lo ven como un modelo accesible, rentable y relativamente fácil de implementar. Y, aunque en parte es cierto, además de ventajas también tiene sus desventajas. A continuación, te mostramos los pros y contras de esta nueva forma de vender en internet. 

Ventajas del dropshipping

  • No requiere de una gran inversión. Para poner en marcha tu e-commerce no necesitas comprar con antelación los productos. Solo lo deberás hacer una vez el cliente lo haya comprado y tú hayas recibido el pago. Así pues, la inversión inicial es ínfima, puesto que se elimina el coste por inventario. 
  • Ofrece bajos costes fijos. Este modelo no necesita disponer de un almacén, ni de adquirir stock, tampoco gestiona la manipulación del producto.
  • Logística de pedidos externalizada. Uno de los grandes quebraderos de cabeza, como puede ser la logística, queda en manos de los proveedores en la modalidad dropshipping. El minorista se despreocupa de este proceso.
  • Puede ser uno de los modelos de negocio más rentables porque el minorista no es responsable de los costos de fabricación y costos de envío. 
  • Muchos de los procesamientos son automatizados por las plataformas en las que se aloja el e-commerce. 
  • Es un modelo escalable, por lo que ofrece un crecimiento exponencial. Se puede escalar con facilidad si se trabajan los aspectos clave hasta convertirlo en un negocio a tiempo total. 
  • No implica un gran coste de personal. Es fácil de gestionar, por lo que normalmente son los propios fundadores quienes se encargan de su funcionamiento. 

Desventajas 

  • La alta dependencia de los proveedores de dropshipping hace que sea crucial elegirlos bien desde el principio. Como minorista te encargarás de la atención al cliente y, en muchas ocasiones, los problemas que surjan son obra de fallos en la logística o de fabricación.
  • Alto nivel de competencia. Aunque es un modelo en auge, ya existen muchas empresas que se han orientado a este modelo de negocio. Cada vez es más difícil diferenciarse del resto de competidores.
  • Cada vez cuesta más posicionar la marca. Debes apostar por estrategias trabajadas de SEO y SEM. Google penaliza el contenido duplicado, por lo que invertir en contenidos de calidad es fundamental para poder diferenciarse, y no solo por el precio.
  • Márgenes bajos. Con este modelo, los márgenes suelen ser más bajos de lo habitual. Por ello, siempre necesitarás conseguir más ventas para obtener las mismas ganancias que con una tienda online tradicional. 
  • Difícil controlar el inventario. Si colaboras con muchos proveedores es posible que el control de inventario se dificulte. Para evitarlo, es importante integrar herramientas que permitan sincronizar sus bases de datos con tu plataforma. 

Posgrado en E-commerce y Negocios Digitales - Euncet Business School

Ahora, ya tienes a tu alcance todo lo que necesitas saber para dar el paso y emprender tu primer negocio dropshipping. Descubre otras formas de sacarle provecho al comercio electrónico con el posgrado en E-commerce y Negocios Digitales de Euncet Business School.