Dueñez: Liderazgo en la Cima es un webinar impartido por Carlos Dumois

Dueñez: Liderazgo en la Cima, webinar a cargo de Carlos Dumois

Dueñez en la cima, webinar a cargo de Carlos Dumois

Carlos Dumois, Presidente y Socio Fundador de CEDEM, ha sido el encargado de presentar el webinar “Dueñez: Liderazgo en la Cima. Dumois es también un destacado conferencista a nivel nacional e internacional, miembro del Consejo Asesor de Evrensel Capital Partners Inc. de Luxemburgo, así como creador del concepto Dueñez.

Siempre vinculado a la Dirección y Administración de Empresas, Dumois ha ayudado a miles de empresarios a dirigir el crecimiento de valor de sus empresas y a ejercer su rol como dueños de manera más efectiva.

Su experiencia como promotor e inversionista de varios negocios, le ha llevado a dedicar su vida profesional a la investigación y aplicación de su Modelo de Dueñez Compartida y al Diseño e Implementación de Estrategias de Crecimiento de Valor. Su trabajo lo ha aplicado principalmente con empresas privadas y familiares.

Este webinar es parte de la serie «El Rol de Dueño en Tiempos de Incertidumbre«, que CEDEM, junto con la Euncet Business School, Foment Formació, Foment Treball se imparte cada jueves. 

A partir del curso que viene la Euncet Business School ofrecerá un nuevo programa ejecutivo basado en el concepto dueñez: Executive Master in Ownership and Value Creation. La nueva apuesta, impulsada juntamente con CEDEM, Foment Formació y Foment Treball, pretende formar directivos capaces de gestionar su participación en la empresa como si fueran los propietarios y de ellos dependiera la vida de su compañía.

¿Qué es la Dueñez Empresaria?

Según Dumois, la Dueñez es el ejercicio del liderazgo en la cima de la organización de una empresa, es decir, es una instancia de gobierno que está por encima del management

El concepto de organización empresarial o modelo de liderazgo ha evolucionado a lo largo de los tiempos, incluso antes de las teorías de Peter Ferdinand Drucker, considerado el mayor filósofo del management. Se ha centrado todo alrededor del management, de la administración o de la gerencia, pero poco se ha hablado del dueño en todo este proceso de evolución. Es más, el dueño se convirtió en un stakeholder con quien el manager o director general tenía que lidiar. 

La falta de un método sobre cómo ejercer el rol de dueño hizo que en todas las grandes empresas, o en la mayoría, hizo que la Dueñez se perdiera y el personaje central fuera el manager. 

En este contexto la Dueñez Empresaria juega un papel fundamental. Es la máxima instancia de gestión desde donde se gobierna una empresa para conducirla por sus mejores posibilidades de creación de riqueza. 

El Dueño es quien controla el capital de la empresa. Debe ejercer el rol de Dueñez como guardián y garante de la prosperidad y permanencia de la empresa. Es el responsable de lo que se hace y se deja de hacer en la compañía, y cuya tarea consiste en renovar incesamente la empresa para reinventar los caminos que orientan el negocio para maximizar los beneficios y así su valor. Así pues, la Relevancia es su cometido y su efectividad se mide monitorizando el coste de oportunidad

Dueñez vs Dirección

Para entender la importancia del rol del dueño es clave diferenciarlo del rol del director, ya que no siempre lo ejerce una misma persona. 

La figura del director es el encargado de administrar los recursos para optimizar su manejo o, dicho de otra forma, es el encargado de la eficiencia económica. Su máxima es buscar más con menos. 

A diferencia del director, el dueño debe asegurarse que el gerente cuenta con la mejor plataforma posible para ser eficiente. No administra procesos, recursos ni sistemas, sino que gestiona oportunidades y riesgos. Asegura que los proyectos que trae a la empresa conducen a la compañía hacia la relevancia de hoy y del futuro.

Este rol puede ser cumplido por el empresario operador, socio o hermanos gestores de un negocio, accionista mayoritario, Presidente de la Empresa, líder de un Grupo Accionario que concentra el control, el Consejo o, incluso, la Comisión Ejecutiva del Consejo. Y es que, no importa qué sistema organizacional tenga la compañía porque al final siempre existirá una persona o grupo que ejerza el rol de dueño. 

Diferencias entre propiedad y Dueñez

Una misma persona puede ser propietario y dueño, aunque también pueden ser roles independientes. 

Mientras que el propietario hace referencia a una condición, estado o situación, la Dueñez consiste en una dinámica, un verbo, una acción.

El propietario es alguien que jurídicamente cuenta con el respaldo de la sociedad para sustentar el control de capital del negocio. En cambio, actuar con Dueñez consiste en crear riqueza: 

  • Valor Económico
  • Valor Organizacional
  • Valor Social
  • Valor Familiar
  • Valor Personal

Creación de valor, renovarse o morir

Pilares de la creación de valor

La tarea del dueño es renovar y, para ello, deberá hacerlo mediante el proceso de creación de valor:

  1. Generación de valor: es la capacidad de crear un cliente y conservarlo, descubrir mercados, segmentos y clientes y ofrecerles algo único. Se basa en construir ofertas líderes y diferenciarles, y en desarrollar marcas sólidas y robustas.
  1. Multiplicación de valor: es la capacidad de replicar el modelo de negocio con más ofertas y más demandas. Para ello se necesita desarrollar una organización, o un equipo  líderes capaces de hacer que prospere y se maximice el negocio. 
  1. Capturar valor: es la capacidad de actuar, ya sea invirtiendo en innovación o nuevas oportunidades, así como dejándolo de hacer en los procesos en los que no vale la pena. Es importante saber ver dónde están las nuevas oportunidades y, en la crisis actual, ha quedado demostrado que se encuentra en el hogar. Hay que invertir en la logística y en el desarrollo de productos que puedan llegar a los hogares a través de internet, e-commerce, etc. 

El ciclo de Administración de Oportunidades

El Ciclo de Administración de Oportunidades.

No se trata de administrar los procesos y recursos, sino las oportunidades, es la generación de las mismas. 

La generación de valor puede provenir de múltiples fuentes y el dueño crea los mecanismos para aprovecharlas y alimentar el negocio con ellas. Luego deben validarse en juntas directivas y comités, mercados, en la primera sucursal o en el primer trimestre de lanzamiento de mercado. Una vez validadas, se debe valorar cómo afrontar esta nueva oportunidad con un plan de acción en el que analizar si se puede impulsar el arranque con los recursos propios. Si es exitosa se dota de recursos. En cambio, si no aporta valor, se debe optar por el abandono estratégico.

Ese proceso no se aplica a todas las formas de negocio que forman nuestro negocio.

Hay que identificar nuestras fórmulas de negocio y se deberá ubicar en la curva de Migración de Valor de las Fórmulas de Negocio.

En este punto es importante analizar el valor generado por la fórmula de negocio, es decir, qué fórmulas están incrementando valor, cuáles hay que impulsar, cuáles están madurando, las que ya están saturadas y ya no van a crecer por el estado del mercado porque están en un periodo estable, y cuales están en un periodo decadente y tenemos que ver cómo renovarlas o cómo abandonarlas.

Para ello, se deberá aplicar el principio de concentración estratégica. Hay que concebir cada negocio como si fuera único. Habrá que enfocar los mejores recursos a las mejores oportunidades y, si no hay forma de renovarlo o de obtener beneficios, se deberá producir el abandono estratégico.

¿Qué sucede cuando los propietarios no ejercen la Dueñez?

Cuando los propietarios no ejercen la Dueñez la empresa puede quedar a manos de los gestores familiares, de los gestores profesionales o del sistema de Gobierno Institucional, dejando un sistema organizacional falto de un referente. 

La capacidad de crear valor es una calidad de los dueños. Para ello, es fundamental que se construya un equipo de dueños proactivos, competentes, poderosos, atrevidos y determinados con voluntad y carácter. Bill Gates, Warren Buffet, Jeff Bezos, Larry Page o Steve Jobs son un claro ejemplo de Dueñez Empresarial. 

También existen familias empresariales como la Família Wallenberg, Rockefeller, Rothschild, Ford y Anheuser-Bush InBev.

Para concluir, Dumois hizo hincapié en la importancia de que la Dueñez es algo que debe evolucionar. Y es que, no se puede perder la oportunidad de crecer como dueños, se tiene que aprender a gestionar las oportunidades y riesgos en situaciones inciertas, y para ello se debe explorar la fórmula que consiga hacer crecer la riqueza de la compañía. “Una empresa sin dueño es una empresa perdida”, afirma Dumois. 

CEDEM ofrecerá un nuevo webinar siguiendo esta línea de liderazgo en las organizaciones a cargo de Alfonso Orozco ,Presidente del Consejo de Administración de Agroindustrias Kankab. Bajo el nombre “Estrategia de Enfoque Competitivo”, Orozco expondrá con un caso actual el poder del enfoque.