Ferran Teixes reflexiona sobre el entorno VUCA el liderazgo y la gestión educativa

Entorno VUCA, liderazgo y gestión de centros educativos: hacia un nuevo paradigma

Ferran Teixes

Ferran Teixes, docente del Grado en Ciencias y Tecnologías Aplicadas al Deporte y al Fitness y tutor de Trabajos de Final de Máster del MBA en la Euncet Business School, reflexiona sobre la aplicación del entorno VUCA en el sector educativo en el artículo “El liderazgo en la gestión de centros educativos en una entorno VUCA” publicado en Éxito Educativo.

Para Teixes, la crisis actual es equiparable a lo que puede pasar en un entorno VUCA (escenario de Volatilidad, Incertidumbre “Uncertainty”, Complejo, Ambiguo). Este concepto bélico tiene su origen en los círculos militares norteamericanos de los años 90. Fue acuñado para definir el nuevo escenario bélico de la primera guerra del Golfo. Posteriormente, ha sido aplicado al mundo de la gestión para definir escenarios generales de cambio y de impredecibilidad.

Aplicar el método VUCA en el liderazgo puede servir para dar pautas de acciones en escenarios imprevisibles y poco evaluables con estrategias tradicionales. Bill George, profundizó en ello definiendo los rasgos que debería tener un líder en este escenario:

Liderazgo y método VUCA en la gestión educativa

V– Visión

U– Comprensión (Understanding)

C– Coraje

A– Adaptabilidad

La pandemia ha afectado a nuestro estado del bienestar, y ha tenido un fuerte impacto en el sector educativo. La gestión escolar deberá adaptar nuevos estilos de liderazgo para adaptarse al nuevo contexto.

Si aplicamos el concepto VUCA a este entorno de imprevisibilidad, vemos cómo se manifiesta la necesidad de una visión por parte de los líderes que sea capaz de definir el rumbo hacia el que deben ir los centros educativos. Y es que, para Teixes, los centros educativos deben gestionarse como empresas que deben optimizar sus recursos para obtener los máximos recursos para sus proyectos educativos y, por tanto, deben ser capaces de mantener su sostenibilidad adaptándose a los nuevos entornos.

Para ello, es importante entender el entorno y ser capaz de sobrevivir y tener ventajas competitivas. Un mayor nivel de comprensión permitirá que, mediante la gestión de canales de comunicación eficientes, se pueda, por ejemplo, conocer todo lo pertinente al centro desde el punto de vista de las personas, como los procedimientos y relaciones internas y externas, las necesidades del entorno, así como las inquietudes de los profesionales de la escuela.

Tener coraje será uno de los valores que deberá tener el líder en este tipo de situaciones. Deberá tener decisión y predisposición en el planteamiento de nuevas propuestas y acciones, así como una mentalidad flexible orientada a la creación de nuevas ventajas competitivas para que su centro se diferencie y progrese. Para Teixes, un liderazgo efectivo será aquel que lleve a las organizaciones a aprovechar el nuevo escenario haciendo nuevas propuestas

Por último, además de las características anteriores, la capacidad de adaptabilidad y agilidad también serán fundamentales para sobrevivir y prosperar en este contexto. Es importante que no se establezcan planes a largo plazo que no tengan un grado de flexibilidad suficiente para poder ser modificados y adaptados a las nuevas circunstancias que vayan surgiendo.

Promover y garantizar la adaptabilidad de los profesionales que integran el sector educativo, junto con la flexibilidad de los procesos e infraestructuras, será un factor decisivo para su viabilidad.

Así pues, flexibilidad, adaptabilidad, visión y resiliencia serán las lecciones que deberán aprender los profesionales de la educación sobre lo vivido durante esta situación.

Aún se desconoce cómo la crisis actual afectará al sistema educativo, pero lo que se ha evidenciado es que es imprescindible que se ponga en práctica un cambio estructural en el sistema con el que garantizar una educación de calidad, accesible y dinámica.