La formación del futuro Dueño, pieza clave en la sucesión de Empresas Familiares-portada

La formación del futuro Dueño, pieza clave en la sucesión de Empresas Familiares

Carlos Dumois es Presidente y Socio de CEDEM

Carlos Dumois, Presidente y Socio Fundador de CEDEM, ha sido el encargado de presentar el webinar “La formación del futuro Dueño, pieza clave en la sucesión de Empresas Familiares”. Dumois es también un destacado conferencista a nivel nacional e internacional, miembro del Consejo Asesor de Evrensel Capital Partners Inc. de Luxemburgo, así como creador del concepto Dueñez.

Siempre vinculado a la Dirección y Administración de Empresas, Dumois ha ayudado a miles de empresarios a dirigir el crecimiento de valor de sus empresas y a ejercer su rol como dueños de manera más efectiva.

Su experiencia como promotor e inversionista de varios negocios, le ha llevado a dedicar su vida profesional a la investigación y aplicación de su Modelo de Dueñez Compartida y al Diseño e Implementación de Estrategias de Crecimiento de Valor. Su trabajo lo ha aplicado principalmente con empresas privadas y familiares.

Este webinar es parte de la serie virtual Encuentro Empresario sobre innovación y consistencia empresarial. Este espacio, creado por CEDEM Centro de Dueñez© Empresaria y Euncet Business School, centro adscrito a la Universidad Politécnica de Cataluña, busca enriquecer la visión de los empresarios, explorando nuevas herramientas de interacción, reinventando el formato usado en los webinars tradicionales.

Master in Ownership and Value Creation - Euncet Business School

A partir del curso que viene, Euncet Business School ofrecerá un nuevo programa ejecutivo basado en el concepto Dueñez© Empresaria: Executive Master in Ownership and Value Creation. La nueva apuesta, impulsada juntamente con CEDEM, Foment Formació y Foment Treball, busca formar al empresario líder y a sus sucesores, a los miembros de la familia empresaria, directivos y consejeros en la habilidad de conducir a la empresa por sus caminos más relevantes de Creación de Valor.

A continuación, Dumois da las claves para entender la importancia que tiene la formación del futuro Dueño en la sucesión de empresas familiares.

La formación del futuro Dueño, pieza clave en la sucesión de Empresas Familiares

Existe la creencia de que el buen dueño lo es porque es muy inteligente, pero no es lo determinante. El buen dueño lo es por su voluntad, por su capacidad de compromiso, su determinación y empuje. 

“La Dueñez es más fruto del ejercicio de la voluntad, que del ejercicio de la inteligencia.” – Carlos Dumois

El verbo que define el rol de dueño es renovar, y debe hacerlo a través de la innovación y el emprendimiento actuando con Dueñez y gestionando el valor. 

Todas las escuelas de negocios forman directivos y gerentes, pero ninguna forma a dueños, gobernadores del negocio.  Ahora bien, ¿qué se puede hacer para disponer del candidato ideal en la sucesión de negocios familiares?

Sucesión, por qué resulta tan difícil formar a buenos empresarios 

 A diferencia de otros sectores profesionales, encontramos que en el ámbito directivo cuesta mucho transmitir esa gobernanza o Dueñez a las generaciones futuras. El problema es que la tarea del empresario consiste en crear riqueza y crear valor, y muchas veces sus sucesores lo confunden y creen que deben gastarlo y disfrutarlo.

Si se supiera distinguir que la Dueñez es más un ejercicio de voluntad que de inteligencia,  y que el asunto es crear riqueza y no usarla, tal vez, sería más fácil el proceso de sucesión y su formación. 

Qué es la sucesión

¿Qué es la sucesión?

Se entiende por sucesión aquel proceso y transmisión del mando en el ejercicio de la Dueñez y el soporte de la estrategia de propiedad que lo sustenta. Dicho de otro modo, consiste en preparar el negocio para que la siguiente generación sea capaz de seguir creando riqueza, no de mantener y gastar la ya creada. 

Así pues, la sucesión no es un evento o fecha concreta, va más allá. Es un proceso de mucho tiempo que empieza cuando se forma a los hijos a los cuatro años y termina cuando estos tienen total autonomía en el gobierno de la empresa. Estos procesos pueden llegar a durar hasta cincuenta años. La base empieza con la formación del carácter del hijo y la inculcación de valores como la capacidad de compromiso, la responsabilidad, la capacidad de respuesta, la solidaridad y la empatía, capacidades propias de la voluntad del líder de la Dueñez.

Aspectos a tener en cuenta para una buena sucesión

Aspectos a tener en cuenta para una buena sucesión 

Para la formación del futuro Dueño en la sucesión de empresas familiares se necesita un plan y sucesores. Se tiene que dar importancia a los sucesores desde bien jóvenes. Además de este aspecto, se tiene que asegurar la libertad financiera de los dueños, así como ayudar y facilitar su realización

También se tiene que garantizar la transferencia del poder de mando. Para ello, hace falta que uno quiera dejar el poder y que otro quiera tomarlo. El mando se transfiere cuando se permite esa sucesión, es una parte del proceso que se tiene que administrar.

La transferencia de la propiedad, a uno o a varios hijos, también debe ser cuidada para que ayude a que se desarrolle un sistema de gobernabilidad propio para la próxima generación.

Por último, encontramos el reto de compartir la Dueñez. Existe una Dueñez compartida entre hijos y padres durante años que debe ser bien entendida para que el negocio prospere. 

Qué problemas plantea

¿Qué problemas plantea?

La siguiente generación no tiene por qué aprender a hacer las cosas como se hacía antaño. Lo debe hacer sobre la marcha en función del contexto en el que se encuentre. Deben estar preparados para lo que marque la industria, los mercados y la economía y ser capaz de gobernar por él mismo

Así pues, durante el proceso de sucesión en el negocio familiar se tiene que elegir a candidatos que se formen simultáneamente a diferentes ritmos para que vayan adquiriendo nuevos compromisos y aprendan a gobernar

La sucesión en el Equipo de Dueñez se compone por un Líder de Dueñez y por familiares que lo complementen en otras áreas del negocio (Consejo de Familia, Asamblea de Accionistas, Consejo de Administración, Comités de Gestión). Todos deben formarse al mismo tiempo. 

El proceso de implementación

El proceso de implementación de la sucesión del futuro Dueño

El éxito de una buena sucesión se basa en su ejecución e implementación. Para ello se debe:

  • Elegir y desarrollar al sucesor del líder de la Dueñez. Esto es un proceso complicado, puesto que puede darse el caso en el que existan varios candidatos, hasta que uno acabe destacando. Uno de los errores más comunes es considerar que el primogénito varón es el candidato mejor preparado para el puesto. El mejor para liderar simplemente será aquel o aquella persona que mejor preparada esté sin importar edad, sexo, formación o lugar en la familia. Profesionalizar y objetivar el proceso ayuda a la hora de escoger el perfil mejor preparado rompiendo con cualquier prejuicio. 
  • Elegir y desarrollar el Equipo de Dueñez. Se tiene que definir quiénes acompañarán al líder en la Asamblea de Accionistas, Comités de Gestión, Junta Directiva… Todos deben estar preparados. 
  • Diseñar el Sistema de Gobierno de la siguiente generación. Puede que el diseño actual no funcione, por lo que se deberá reacondicionar al contexto con el que se encontrará el sucesor. 
  • Definir fecha de entrega para cada socio. Se debe fijar una fecha para que, por poco poder jurídico que se tenga, se entregue.
  • Plan de formación y proceso de entrega de cada uno. Cada uno de los sucesores tiene que seguir un proceso de entrega y formación para adquirir los talentos y habilidades necesarias para ejercer el rol asignado. 
  • Ayuda de profesionales. Sin un soporte es muy difícil llevar a cabo el proceso de sucesión. Expertos como asesores, coaches, psicólogos, evaluadores y pedagogos ayudarán para ejecutar el proceso sin improvisaciones. 

Calidad de Dueñez, ¿qué significa?

Al final del proceso de sucesión se obtiene la calidad de Dueñez. Si en la generación anterior hubo un crecimiento y, por tanto, creación del valor es porque fue gobernada por dueños proactivos, competentes y poderosos, que son quienes inciden en la calidad de los resultados. 

“El dueño gobierna, no administra.” – Carlos Dumois

¿Qué se necesita para aprender a ejercer la Dueñez?

para aprender la dueñez hay que aprender...

Dentro de la formación del futuro Dueño en la sucesión en empresas familiares, se necesitan 9 habilidades fundamentales para poder ejercer la Dueñez:

1. Querencia

Se entiende por querer aquella manifestación de propósitos y deseos del dueño sobre lo que espera de la empresa. La empresa debe ser lo que el dueño ha definido. 

La querencia se convierte en un mandato, conocido como querencia común. Es la voluntad compartida de los miembros de la organización sobre el futuro a construir, la misión corporativa

Capacidad de trabajo

El dueño debe ser un trabajador incansable, con voluntad. Se fundamenta en:

  • Disciplina. Capacidad de ordenar y cumplir con los lineamientos.   
  • Responsabilidad. Capacidad de cumplir con lo que uno se compromete. 
  • Entrega. Espíritu de sacrificio a los demás.
  • Vocación de excelencia. Romper con la mediocridad.

3. Capacidad de decisión

Exige inteligencia para poder ser capaz de tomar buenas decisiones, por lo que necesita tener conocimientos, análisis de información, capacidad de síntesis, de decisión y de renuncia (abandono estratégico). También implica voluntad para elegir y para no elegir y tener sensibilidad

4. Crear y administrar oportunidades

Es una de las habilidades más importantes de la Dueñez. El empresario que gobierna lo hace gestionando oportunidades, buscando o generándolas el mismo o la persona encargada de ello. También las evalúa, impulsa y valida o abandona en función de su capacidad de riesgo.

Ciclo creación de oportunidades

5. Responsabilidades de la Dueñez en el Negocio Familiar 

  1. Accountability (responsividad). Responde ante internos y externos por lo que suceda en y con la empresa. 
  2. Prosperidad (valor). Conservar y multiplicar el patrimonio, generar riqueza. 
  3. Armonía. Construir una comunidad de convivencia en valores compartidos. 

“El líder de la dueñez no tiene que hacer todo, pero si gobernarlo.” – Carlos Dumois

6. Trabajo en equipo

La capacidad del trabajo en equipo es convicción. Para hacer que un equipo funcione se debe estar convencido de ello. Se requiere de liderazgo, complementariedad y adaptabilidad. El equipo son las fortalezas y debilidades que se complementan entre sí en un quehacer común.

7. Postura de socio

Aprender la Dueñez es postura de socio. Un buen socio debe ser íntegro, transparente, cabal y correcto. Debe saber cuidar los intereses del resto de socios, hacer que su equipo se sienta afortunado de trabajar con él, así como ganarse su confianza y tranquilidad

8. Responsabilidades patrimoniales

Un dueño debe identificar su patrimonio, documentarlo, planearlo, protegerlo y, finalmente, compartirlo. Ser empresario es responderle a la sociedad por un patrimonio que ponen en las manos del líder. 

9. Autonomía

Es el aprendizaje más importante de la Dueñez.  El sucesor tiene que ser dueño de su vida y tener el control de su destino. Es el protagonista vital, por lo que debe mostrarse proactivo y adueñado de su proceso de crecimiento personal. Debe tener su propia idea, aunque haya escuchado a otros, y saber hacia dónde quiere dirigir el negocio y por qué camino. 

Modelo de formación en Dueñez

Modelo de formación en Dueñez

La formación de futuros dueños se basa en:

La fase conceptual 

Constituye el 10% de toda la formación. No debe confundirse con la administración o cómo ser gerente. Va más allá. Esta fase ahonda en la gestión del valor, los conocimientos de negocio y la Dueñez compartida y Creación del Valor. 

La fase guía

Es el 20% de la formación y es una parte muy importante. Figuras como son los mentores, tutores, coaches o preceptores ayudarán a ser un buen sucesor aprendiendo valores que estos inculcan. 

La fase práctica

Esta fase es el grueso de todo el proceso de formación. Se basa en proyectos concretos y en la participación en juntas directivas y comités. 

El líder de la Dueñez

El líder de la Dueñez de la siguiente generación será aquel sucesor que sepa que se tiene que reconocer su liderazgo. Tiene que desarrollar sus competencias visionarias y de comunicación, así como tener capacidad de manejo con todos los stakeholders. Tiene que demostrar que todos pueden creer en que él es el nuevo líder de la Dueñez.

“La credibilidad se gana cumpliendo.” – Carlos Dumois

Si quieres saber más sobre la importancia de la formación del futuro Dueño en la sucesión en empresas familiares, así como los beneficios que aporta la Dueñez Empresaria a los negocios familiares el Executive Master in Ownership and Value Creation es para ti.