inbound marketing

Inbound marketing: Enamora a tus clientes

Las empresas ya no quieren potenciales clientes. Ahora se buscan prescriptores, gente que se haga fan de la marca y nos recomiende una y otra vez. Así, destacamos sobre la competencia. De esta necesidad de romper con las técnicas de promoción habituales, nace el inbound marketing: una nueva forma de enamorar a tus seguidores.

¿Qué es exactamente el inbound marketing?

Lo componen una serie de técnicas y estrategias para atraer a nuestros potenciales clientes de una forma no invasiva, sino utilizando contenido de calidad. Es decir, útil y relevante. Se trata, además, de acompañar al usuario durante el proceso de compra, desde que elige un producto hasta que pasa por el carrito y el proceso de pago. Se compone de cuatro fases, que son:

Atraer usuarios

Es la primera y la más importante. Buscamos atraer usuarios a nuestra web o tienda online, pero sin resultar agresivos. No queremos bombardear a nuestros potenciales clientes con publicidad tradicional, si no hacer que se sientan atraídos por el contenido que generamos y que, normalmente, proporcionará información útil y relevante. Incluso podrá resolver sus dudas o ayudarle a resolver problemas. Para ello es importantísimo elaborar un buen plan de marketing que detalle de qué se va a hablar en el blog, en las redes sociales, la web, e incluso en otros sitios donde también vayamos a tener espacio y que puedan llegar a indexar. Para elaborar un buen contenido debemos:

  • Tener en cuenta nuestro perfil de cliente.
  • Cuidar la redacción y el estilo.
  • Optimizar el SEO, o posicionamiento.
  • No debemos ofrecer contenido de tipo promocional. Por el contrario, debe ser interesante y útil. Por ejemplo, si vendemos ropa, una buena idea es ofrecer consejos sobre moda.

Conversiones

Una vez que los usuarios llegan a nuestra web, atraídos por ese contenido único que hemos generado, el siguiente punto es convertir estas visitas algún tipo de acción que canalicen en ventas. Por ejemplo, que rellenen un formulario de contacto o que añadan productos al carrito de la compra. Si optamos por formularios de contactos, debes tener en cuenta que:

  • Tengan un buen diseño y estén bien ubicados dentro de la web o CTA, de forma que se vean a simple vista.
  • Sean fáciles de rellenar. Abstente de meter demasiados campos que no necesitas: Está demostrado que cuantos más clicks, mayor número de abandonos.
  • Deben cumplir con la ley de protección de datos.
  • Funcionan especialmente bien si ofreces algo a cambio: suscripción a la newsletter con contenido que les pueda interesar, un ebook gratuito, algún cursillo…

Las conversiones también pueden efectuarse a través de landing pages, es decir, páginas preparadas para la venta, o a través de CTAs (call to action). Debes decidir cuál es la mejor opción para tu negocio.

Cierre de ventas

Una vez que hemos hecho la conversión, hay que gestionar los datos obtenidos a través de los formularios. Además, debemos analizar cuáles de esos leads son útiles, puesto que, en principio, sólo obtenemos un nombre y un mail. Para madurarlos y descubrir cuáles son los más interesantes y los que nos permitirán aumentar las ventas, disponemos básicamente de dos herramientas:

  • CRM, o softwares de gestión de clientes. De forma que podamos vincular todos los datos obtenidos con nuestra base de datos y, así, pasar a la segunda.
  • Envío de mails personalizados. Gracias al CRM y a los contenidos que hemos preparado, podemos enviar mails que resulten útiles, transformando el usuario en una venta.

Gracias al tráfico generado, reacciones, ventas, etc, podemos pasar al siguiente punto.

Fidelización

La clave del inbound marketing es que podemos utilizar los datos para fidelizar a nuestros clientes. Aquí tienes las claves para conseguirlo:

  • Ofrecer ayuda o información relevante.
  • Ofrecer un adecuado servicio postventa y un seguimiento de nuestros clientes.
  • Mantener los registros de los no-compradores actualizados, de forma que podamos seguir enviándoles información relevante que haga que, en un futuro, sí se decidan por la compra. O que nos reconozcan y nos recomienden.

En definitiva, el inbound marketing busca conseguir prescriptores y no sólo potenciales clientes. Gente que se enamore de nuestra marca, producto o servicio, y nos recomienden a sus conocidos. ¿Quieres saber más sobre esta tendencia para enamorar a nuestros usuarios? ¡Fórmate en marketing digital y e-commerce!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *