El optimismo de la Dueñez

El optimismo de la Dueñez, webinar a cargo de Carlos Dumois

Carlos Dumois es Presidente y Socio de CEDEM

Carlos Dumois, Presidente y Socio Fundador de CEDEM, ha sido el encargado de presentar el webinar “El Optimismo de la Dueñez”. Dumois es también un destacado conferencista a nivel nacional e internacional, miembro del Consejo Asesor de Evrensel Capital Partners Inc. de Luxemburgo, así como creador del concepto Dueñez.

Siempre vinculado a la Dirección y Administración de Empresas, Dumois ha ayudado a miles de empresarios a dirigir el crecimiento de valor de sus empresas y a ejercer su rol como dueños de manera más efectiva.

Su experiencia como promotor e inversionista de varios negocios, le ha llevado a dedicar su vida profesional a la investigación y aplicación de su Modelo de Dueñez Compartida y al Diseño e Implementación de Estrategias de Crecimiento de Valor. Su trabajo lo ha aplicado principalmente con empresas privadas y familiares.

Este webinar es la última entrega de la serie «El Rol de Dueño en Tiempos de Incertidumbre», que CEDEM, en colaboración con Euncet Business School, estuvieron impartiendo cada jueves.

A partir del curso que viene Euncet Business School ofrecerá un nuevo programa ejecutivo basado en el concepto Dueñez: Executive Master in Ownership and Value Creation. La nueva apuesta, impulsada juntamente con CEDEM, Foment Formació y Foment Treball, pretende formar directivos capaces de gestionar su participación en la empresa como si fueran los propietarios y de ellos dependiera la vida de su compañía.

Optimismo de la Dueñez, ¿cómo es?

La actitud esencial del dueño tiene que ver con el optimismo. El dueño siempre tiene que estar pensando que las cosas pueden mejorar. Es importante no confundirlo con una actitud esperanzada, en la que se supone que la suerte va a estar a favor de una forma pasiva.

“Si hacemos lo mismo, los resultados van a ser los mismos”

Albert Einstein


Pensando que vamos a encontrar una manera diferente de hacer las cosas y que esto puede generar resultados diferentes. El optimismo del empresario es un optimismo promotor e impulsor de óptimos. Es un optimismo de lucha, de visión, de perseguir la realidad con perseverancia y que se manifiesta con pasión.

Pilares del optimismo de la Dueñez

  1. Confianza en sí mismo y en su organización.
  2. Confianza en su capacidad visionaria y de su equipo.
  3. Persecución de la oportunidad.

Estos tres pilares construyen el tipo de optimismo del empresario que hará que no deje de perseguir la renovación, el buen momento, la óptica diferente que le va a permitir descubrir el camino hacia dónde tiene que transitar el negocio en un futuro.

Pesimismo 

Es el antónimo al optimismo. El pesimista observa siempre la parte negativa de cada situación, con la convicción de que las cosas siempre serán peores. No se permite esforzarse para encontrar soluciones, piensa que no existe y se las niega tanto a él como a su equipo. Contagia su postura complicando la vida a los demás. Prefiere lamentarse y quejarse, por lo que es incapaz de escuchar las alternativas que la realidad le ofrece, o que los demás le proponen. El pesimista está abocado al fracaso.


La Creación de Valor se da en tres espacios:

Mercado – Generación de Valor. Qué posibilidades hay para generar más riqueza y diferenciarse del resto.

Organización – Multiplicación de Valor. Es lo que detona que la organización encuentre las maneras de acomodarse y funcionar mejor.

Operación – Captura de Valor. El empresario descubre oportunidades para capturar valor en sus inversiones, sus gastos y su información. Busca cómo optimizar más su operación para que genere más valor.

Generación de valor 

Es un proceso en el que el empresario siempre está buscando campos fértiles, grupos de clientes que se comportan diferente en los que poder encontrar una oportunidad.

También explora cómo construir el liderazgo de su propuesta con ventajas diferenciales. Rasgos únicos de su propuesta de valor que lo hacen superior.

Por último, también tiene en cuenta cómo posicionar y crear valor de marca.

Organización, ¿cómo gobierna el empresario?

Para gobernar la generación de valor el empresario deberá buscar cuáles son las grandes jugadas de generación de valor. Otra de las cuestiones para tener en cuenta es si se está creando y fortaleciendo el liderazgo o si se está en una postura pasiva, falta de empuje. No vale la pena ser un competidor marginal. Sólo los líderes son capaces de crear valor y, para ello, deben ser capaces de realizar abandonos estratégicos para seguir siendo competitivos.

Multiplicación de valor 


El empresario optimista sistemáticamente está viendo cómo reacomodar los recursos en su organización.

La actualización de la querencia empresarial es el motor de la multiplicación de valor. Es una manera de afinar y enfocar la voluntad y valores de la organización para crear una voluntad compartida: un querer de equipo. Comprometer a nuestro equipo con la visión es actualizar la querencia empresarial.

“El Optimismo y la Dueñez del empresario se conjuga en gerundio, actualizando la Querencia Empresarial”

Carlos Dumois

Será importante rediseñar y orquestar la fórmula de gobierno o estructura de organización constantemente.

Por último, otra de las miradas dentro de la multiplicación de valor es la de asegurar que la fórmula de propiedad favorezca la sinergia interna, con la capacidad de gestión y liderazgo dentro de la organización, y con la sinergia externa, las alianzas estratégicas y asociaciones, fusiones y adquisiciones.

Sinergia interna y externa


La sinergia interna es complementariedad y trabajo en equipo. Si el empresario y su gente clave son diferentes y tienen diferentes formas de ser y de hacer conviene explorar cómo aprovechar mejor sus talentos y cuáles faltan para que se complemente. Se crean estructuras modulares y flexibles que puedan complementarse mejor.

También se debe crear compromiso colectivo y diálogos de calidad que ayuden a escuchar distintos puntos de vista y para tener en cuenta capacidades y talentos diferentes.


La sinergia externa muestra que la capacidad multiplicadora a veces está fuera. Se buscan maneras de cómo sumar las capacidades a través de alianzas estratégicas, outsourcing, fusiones y adquisiciones o coinversiones y sociedades. Para gestionar la sinergia externa se debe estar en una búsqueda y selección constante y negociar y manejar esas relaciones de fuerzas poderosas que se unen para convertirse en un único vector.

Cuestionarse cuáles son las condiciones de crecimiento de cada fórmula de negocio ayudará a conocer los límites de crecimiento. Si no se identifican cuáles son los motores de multiplicación de valor será imposible conocer la estrategia para detonar el crecimiento del negocio.

Sincronizar la sinergia interna, entre equipos de trabajo y líderes de la organización, con la sinergia externa, aliados y socios, será lo que haga que se detone la multiplicación de valor.

Este hacer equipos internos y alianzas con equipos externos es en lo que consiste el Optimismo de la Dueñez en la Multiplicación de Valor.

Captura de valor


Por último, el Optimismo de la Dueñez en la captura de valor consiste en alinear todo lo que se hace para que el valor permanezca en el negocio.

Primero, se deberá asegurar que toda la organización se concentra en las prioridades estratégicas, aquellas actividades y funciones que refuerzan los motores de multiplicación y refuerzan las ventajas diferenciales. Se optimiza también la captura de valor alineando de forma estratégica las inversiones y gastos. Junto con esto, se afinan los indicadores y sistemas de información para medir y monitorear lo relevante.

Para gobernar la captura de valor primero se deberá cuestionar si se ha alineado la organización hacia el proyecto de crecimiento, si se cuenta con los recursos materiales y tecnológicos necesarios, y si se debe realizar algún cambio en los sistemas de información de la organización.

Así pues, la situación que se enfrente, por más crítica que sea, presenta siempre posibilidades de optimización. La labor del líder de la Dueñez es descubrir las oportunidades en el estrecho margen de maniobra que la situación nos ofrece y explotarlas a cabalidad.

“En la oportunidad está el trabajo del empresario. En la oportunidad está el optimismo de la organización”

Carlos Dumois