Entradas

Habilidades Directivas que te ayudarán a adaptarte a los Nuevos Tiempos

Mònica Utrera, consultora y directiva

La Dra. Mònica Utrera, Directora del Posgrado en Liderazgo y Habilidades Directivas y profesora asociada para los programas de Executive Education: MBA, PHD, Ventas B2B de la Euncet Business School, ha sido la encargada de presentar el webinar “Habilidades Directivas para los Nuevos Tiempos”. Utrera es también Managing Director en Ei2C, docente Executive en Esade y Pere Tarrés, y escritora.

Esta píldora informativa se enmarca dentro de una serie de entregas en las que se abordarán temas de actualidad en el mundo del business

Entorno VUCA, tiempos líquidos: ¿la Nueva Normalidad?

Tras la pandemia de coronavirus, el panorama socioeconómico global tiene que reinventarse para adaptarse a las nuevas realidades que surgirán como consecuencia de esta crisis sanitaria. En estos tiempos de incertidumbre, muchos están acuñando términos como “Nueva Normalidad” y “entornos VUCA” pero ¿a qué se refieren?

V– Volatilidad

U– Incerteza (Uncertainty )

C– Complejidad

A– Ambigüedad

El concepto VUCA es un acrónimo militar acuñado durante la Guerra Fría. Pese a su origen bélico, se aplica frecuentemente en el mundo del management y el business para hacer referencia a situaciones de incertidumbre y cambios constantes. Pese a que para muchos hiciese referencia a situaciones ajenas a nosotros, la verdad es que se ha convertido en una realidad. 

A lo largo de la historia, muchos pensadores y filósofos han teorizado sobre el cambio. Ejemplo de ello son Heráclito, quien consideraba que lo único inmutable es el cambio y Zygmunt Bahuman y los “tiempos líquidos”.  

La sociedad actual se ha educado en base a los principios que regían los “tiempos sólidos”. Tiempos pasados y ordenados donde los cambios no eran tan numerosos como lo son hoy en día, y que ya no son aplicables a los tiempos actuales. Este choque hace que los recursos y esfuerzos que se aplican no sean suficientes para adaptarse a estas situaciones volátiles, lo cual acaba siendo agotador. Byung-Chul Han, filósofo surcoreano, teoriza sobre ello en «La Sociedad del Cansancio». Esto tiene que ver con la curva exponencial de Kurzweil que dice que los cambios cada vez son mayores y se dan en menor tiempo, son más disruptivos y el tiempo de absorción masiva es menor. “Ahora una persona vive en un año los cambios que vivieron sus abuelos en toda su vida”, añade Utrera. 

La Nueva Normalidad es el contexto que tocará vivir como resultado de los efectos de la crisis sanitaria por coronavirus. Situación de incertidumbre e inestabilidad. 

Las empresas no son ajenas a este contexto y solo aquellas que se adapten a estas nuevas realidades serán capaces de sobrevivir. 

“Ahora una persona vive en un año los cambios que vivieron sus abuelos en toda su vida”

MòNICA UTRERA

3 Formas de trabajo que se adaptan a los Nuevos Tiempos

En estos Nuevos Tiempos surgen nuevas formas de trabajo. Si los tiempos sólidos quedaron atrás, la concepción del trabajo basada en un modelo rígido, estático y perdurable en el tiempo también. Ante este contexto de cambios disruptivos nacen nuevos perfiles laborales:

  • La economía Gig. Modelo de empleo basado en trabajos cortos, esporádicos, y directamente relacionado con el desarrollo de la tecnología de la comunicación. Cada trabajador es un autónomo que trabaja para diferentes empleadores. Uno de sus máximos exponentes es el caso de UBER.
  • Knowmads digitales. Son personas freelance que utilizan Internet como herramienta de trabajo para vender sus conocimientos a otras personas o empresas. El hecho de trabajar en remoto les permite vivir viajando. 
  • Teletrabajo. Empleados o autónomos trabajan en puestos deslocalizados. Pese a que en muchos países europeos era una práctica extendida, no ha sido hasta la crisis actual cuando se ha empezado a contemplar sus beneficios y aplicaciones.

Pese a los constantes cambios, lo que no va a cambiar nunca, por más tecnología y disrupción que exista, es que detrás de todo hay personas, añade Utrera. Y es que, ahora más que nunca, es necesario que los líderes de hoy sepan gestionar equipos y empresas en estos tiempos disruptivos y volátiles. 

Competencias emocionales directivas: la clave para convertirte en el líder que quieres ser

Cuestionarse si el líder nace o se hace es algo muy común, pero la respuesta siempre es la misma: se hace, aunque es cierto que nacemos y crecemos con ciertas aptitudes. 

Cualquiera que quiera convertirse en líder deberá tener predisposición y trabajar las competencias emocionales directivas que lo conviertan en referente:

  1. Trabajo en equipo
  2. Liderazgo
  3. Desarrollo de otros
  4. Gestión de conflictos
  5. Empatía
  6. Positivismo
  7. Influencia
  8. Creatividad
  9. Pensamiento crítico
  10. Inteligencia emocional
  11. Orientación al servicio
  12. Negociación

Existen dos tipos de inteligencia: la cognitiva o racional y la emocional. Daniel Goleman teoriza sobre ello en «La Inteligencia Emocional» y considera que “la inteligencia cognitiva se dedica a la estructura, la lógica y la matemática; la inteligencia emocional a todo lo demás”. Ser consciente de su poder será fundamental para el liderazgo en los tiempos actuales. Es la clave para poder gestionar personas y adaptarnos como líderes a estos tiempos de la mejor manera posible. 

Pero, ¿qué porcentaje tiene cada inteligencia en el desempeño de un líder? En el caso del trabajador “general” solo hay un 25% de inteligencia cognitiva y un 75% de inteligencia emocional. En el caso del directivo, la diferencia es aún mayor. Depende su rendimiento en un 96% de su coeficiente emocional y tan solo un 4% del coeficiente racional. 

El rendimiento directivo determinará la productividad de sus trabajadores, puesto que se rinde menos cuando se tienen líderes que no son profesionales. Es importante que la parte técnica tenga menor peso cuando uno es líder porque su deber es hacer que los demás hagan. 

Posgrado en Liderazgo y Habilidades Directivas: mejora tus competencias como líder

Si bien es cierto que la inteligencia emocional está relacionada intrínsecamente con la neurociencia, ésta debe tratarse como tal. 

Mediante el Posgrado en Liderazgo y Habilidades Directivas, impartido por la Euncet Business School, además de conocimientos teóricos podrás interrelacionarte y ganar cociente emocional. 

El programa se basa en lo que el equipo docente, formado por directivos y consultores en empresas en activo, ha ido observando, a través de sus experiencias, que un directivo necesita y que no se ofrece en ningún centro formativo. Han conseguido materializar en el curso todo ese feedback haciéndolo totalmente práctico, por lo que la transferencia a un puesto de trabajo es inmediata. Todos los conocimientos adquiridos son aplicables al entorno laboral. 

Así pues, si quieres saber más sobre el Entorno VUCA, descubrir y potenciar tus habilidades directivas, así como conocer mejor tus aptitudes profesionales, este es tu programa. 

Además, si quieres ampliar tu formación de forma gradual y flexible, infórmate sobre nuestro programa Executive Modular Education y amplia tus conocimientos en Liderazgo y Habilidades Directivas con el Executive Master en Leadership & Management.

¿Cuáles son las cualidades que debe tener un buen líder?

Son muchas las cualidades que debe tener un buen líder, no obstante, desde EUNCET te traemos esta infografía donde se resumen las más importantes. También tenemos un artículo en el que hablamos más profundamente sobre ello, por lo que si te parece interesante y quieres saber como ser un buen líder, no dudes en echarle un vistazo.

5 estilos de liderazgo para gestionar equipos

Gestionar equipos es una tarea compleja que requiere de un liderazgo que esté a la altura. Ahora bien, no todo tipo de liderazgo para gestionar equipos es igual. De hecho esa es la razón por la que desde EUNCET queremos ofrecerte 5 visiones distintas sobre el liderazgo empresarial. La mayor o menor fortuna a la hora de aplicar una u otra una empresa depende en gran parte de la naturaleza de esta. Es por eso que te recomendamos seguir leyendo para conocer más sobre este punto. Igualmente, puedes consultar nuestra formación específica en liderazgo empresarialTe sorprenderá todo lo que tienes por delante.

1.- Liderazgo autoritario

Un liderazgo autoritario para gestionar equipos es aquel en el que todas las decisiones pasan exclusivamente por el líder. En efecto, en el caso de este tipo de líderes ellos son los que toman las decisiones de forma unilateral y no buscan en los miembros que componen el grupo capacidad de iniciativa o creatividad. Suelen ser líderes fruto de una jerarquía organizada y predispuesta desde arriba hacia abajo. Por ello, el liderazgo autoritario no tiene en cuenta las visiones de los demás: organiza sus propios planes, asigna él mismo los objetivos y designa a los responsables de las tareas según su juicio. Eso hace que su forma de trabajar sea a través de la recompensa y el castigo clásicos, sin motivación o sinergia.

Hay que decir que un liderazgo para gestionar grupos de tipo autoritario permite alcanzar los objetivos con mayor seguridad. Esto se debe a que solo una persona conoce y conduce a él. Igualmente, un liderazgo de este tipo hace que solo el líder asuma las responsabilidades.

2.- Líder carismático

Este tipo de liderazgo para gestionar equipos tiene bastantes componentes contrarios a los del anterior que hemos descrito. En el caso del líder carismático sus principales fuertes están en su personalidad y la capacidad que tiene para suscitar en los demás cierta fascinación. Este no es un factor económico o empresarial que sin embargo puede afectar muy positivamente a la actividad de la empresa. Como hemos dicho, cada perfil puede ser idóneo para un tipo de actividad.

Y es que uno de los puntos fuertes del líder carismático es que puede hacer funciones de relación no solo con su propio equipo sino también con otros agentes externos a la empresa. Es un líder que puede ofrecer una visión muy positiva y conseguir cosas que otros no podrían lograr gracias a su carácter.

3.- Líder transformacional

Un líder transformacional es una figura profesional que surge precisamente de las necesidades concretas de las empresas de la actualidad. Dichas empresas se mueven en un mundo en el que se necesitan respuestas rápidas, criterio para emprender la innovación y al mismo tiempo la capacidad de poder aprovechar todos los recursos intangibles que puedan sumar a la actividad empresarial. En este sentido el perfil de líder transformacional para gestionar equipos incorpora un poco de cada uno de los perfiles anteriores y los siguientes de los que hablaremos. En este artículo te hablamos de cómo ser un buen líder.

Es un profesional accesible para su equipo pero al mismo tiempo creativo en sus decisiones. Tiene en cuenta a los demás pero es capaz de comunicar exactamente lo que quiere para que su plantilla sume. Por otro lado, tiene buenas capacidades para el trabajo y la reunión en grupo y da seguridad y empatía a su equipo. Se trata por lo tanto de un líder muy completo que puede cumplir gran número de funciones. 

4.- Liderazgo para tareas

Este tipo de liderazgo para gestionar equipos está más bien enfocado en una perspectiva pragmática sobre la realidad. En efecto, en muchas ocasiones se trabaja con un equipo que tiene que llevar a cabo determinada tarea. Los líderes para tareas son muy recomendables cuando se trata de cumplir con un objetivo a medio – largo plazo. Son capaces de ejecutar dichas tareas y todos los procesos necesarios para su consecución en poco tiempo. Por ello son especialmente indicados para tareas de producción en serie o en general trabajos por volumen, estacionalidad o con plantillas cambiantes.

5.- Liderazgo participativo

En el caso del liderazgo participativo quien lleva la voz cantante es precisamente el que decide compartirla con los demás. Trata siempre de mediar con los demás miembros del equipo y hacer que participen para sacar el máximo partido de ellos y sus capacidades. Si bien cuando se produce algún conflicto son ellos los que deben tener la última palabra, una ventaja que tienen los líderes participativos es que implementan el compromiso y las buenas prácticas de cualquier equipo humano. Es por ello que son muy empleados en empresas que quieren aumentar su rendimiento o la calidad de sus servicios. 

En EUNCET contamos con una amplia formación para profesionales dedicados a gestionar equipos. Dicha formación la ofrecemos de la mano de docentes vinculados al mundo empresarial. Te recomendamos consultarla para ir preparando un futuro brillante para ti.

La importancia de la empatía si eres directivo de una compañía

La empatía es una habilidad humana incluida en el término de la inteligencia emocional. Esta actitud está muy bien valorada en la sociedad y, en el caso de las empresas aún más. La empatía si eres directivo se hace más necesaria para motivar, entender y satisfacer al equipo de trabajo.

Hoy en día no podemos entender un ecosistema directivo sin la empatía. Por ello, y para aprender más sobre ella y ver su efecto en una compañía, hoy te contamos todo lo que necesitas saber.

¿Qué es la empatía?

Se suele decir que la empatía es el ejercicio de ponerse en la piel del otro para interpretar sus pensamientos. Es la forma que se tiene para conocer lo que se piensa y lo que se siente. De este modo se puede hacer un supuesto sobre cómo se puede llevar una relación entre dos personas. Lo mejor que tiene esta habilidad es la capacidad de aprender y poder aplicar lo aprendido para mejorar.

La empatía si eres directivo te va a servir para resolver los problemas desde una perspectiva distinta. O para encontrar soluciones diferentes, para habilitar vínculos más positivos con proveedores, socios y empleados.

¿Cómo entender la empatía si eres directivo y para qué sirve?

Los humanos tenemos la necesidad de saber y entender los sentimientos de los demás. Así como sus reacciones y la motivación de sus acciones o palabras.

Como ya hemos visto, la empatía es la capacidad de experimentar la realidad que vive otra persona con la finalidad de poder ponerse en su lugar. Se considera que es la aceptación de los sentimientos o pensamientos que pueden tener los empleados. Estos sentimientos y pensamientos afectan en las acciones que se desempeñan en un puesto de trabajo o en la toma de decisiones. Por este motivo los directivos de una empresa necesitan entender e interactuar frente estas situaciones.

Funciones de la empatía en el liderazgo

En el sector empresarial se habla mucho de la alta competitividad, pero, a menudo, se olvida que sin la empatía el buen funcionamiento de una organización no esta garantizado.

En los departamentos de recursos humanos y en los de dirección se ha trasladado la tarea de desarrollar y procurar por este aspecto. Esto es debido a que estos departamentos son los que trabajan directamente con las personas. Pero, sea como sea, la aplicación de la empatía puede favorecer a muchos ámbitos:

  • Aumento del trabajo colaborativo.
  • Facilita la retención de talento.
  • Ayuda a determinar el buen o mal estado de la plantilla. Además, en caso de que se detecte un mal ambiente, facilita el buen entendimiento.
  • Facilita la construcción de relaciones agradables, fuertes y comprometidas.
  • Fomenta el respeto y el apoyo hacia un grupo de gente y hacia la empresa y sus proyectos.

La empatía si eres directivo te servirá para cohesionar los equipos de trabajo y los departamentos de una empresa. Además, será la clave para retener talento y motivar a los trabajadores. Aunque la empatía también puede ayudar en las relaciones externas con clientes y proveedores.

Sin duda es una de las claves del éxito empresarial de este siglo.

¿Cómo mejorar la3 empatía laboral?

Por suerte, la empatía puede ser desarrollada y trabajada. Esta competencia de la inteligencia emocional puede ser trabajada para mejorarla. Se puede hacer siguiendo tres pasos, son estos:

  • Escuchar activamente. La empatía se puede mejorar escuchando y aceptando las sugerencias de los demás. Por este motivo, hay que prestar atención a todo lo que se nos dice.
  • Analizar los sentimientos. Después de saber el pensamiento de una persona llega el momento de analizar qué ha querido decir la otra persona. Es decir, ponerse en su lugar para entender.
  • Prestar atención. O, en otras palabras, comprender lo que pasa. Entender lo que se dice y cómo se dice. Se tiene que prestar atención al qué se dice, cómo se dice y todo su significado.

La importancia de la empatía si eres directivo de una empresa es vital para su buen funcionamiento y para cohesionar el equipo de trabajo. Puedes conseguirlo si sigues con atención estos pasos y recomendaciones o también puedes aprender esta y otras técnicas en nuestro programa de habilidades directivas.

 

Las 7 etapas del proceso de toma de decisiones en la empresa

El proceso de toma de decisiones en una empresa es una fase delicada ya que, para tomarla, es necesario tener toda la información posible.

Cuando se presenta el momento de tomar una decisión se está frente diversas alternativas con caminos y opciones distintas. ¿Cómo saber cuál es la mejor?

Los resultados de todas las acciones que tomamos responden a cuestiones que se han tenido que adoptar. Son procedimientos que se han enfrentado a unas etapas que ofrecen una solución. Conócelas y aprende a gestionar mejor los recursos que afectan en el proceso de toma de decisiones.

Identificar el problema

En primer lugar, para gestionar como es debido el proceso de toma de decisiones, lo más importante es detectar el problema. Conocer la problemática y las distintas opciones para solucionarla será el punto de inflexión para analizar el motivo que se nos presenta y conocer su naturaleza. Solo de este modo se sabrá si la situación se puede considerar un problema y plantearte cómo resolverlo.

Identificación de los criterios para llevar a cabo el proceso de toma de decisiones

Señala la pauta que te ayudará a resolver el problema. Siempre existen diversos métodos que favorecen la toma de decisiones en una empresa, sólo hay que identificarlos. Los responsables de tomar decisiones en una empresa saben que tienen un amplio abanico de posibilidades para afrontar esa problemática. De entre todas ellas, deben saber identificar cuáles serán las mejores y las que aportarán un beneficio mayor para la compañía.

Ponderación de criterios

Los criterios seleccionados para gestionar el proceso de toma de decisiones deben ser ponderados para conocer cuales son los más eficientes para la toma de decisiones final. Sabrás cual es el mejor porque se postulará como el preferente.

Detección y análisis de alternativas

En algunos casos, en el proceso de toma de decisiones, se puede dar el caso de que la ponderación de las opciones posibles no sean las más adecuadas. En este caso, se puede abrir la veda a alternativas factibles que sean capaces de ofrecer una solución. La persona responsable de adoptar la resolución debe estudiar las posibles alternativas. Hay que estar en conocimiento de los puntos fuertes y los débiles de cada una de ellas. Se deben analizar y comparar para poder esclarecer si verdaderamente pueden ser una alternativa viable.

Selección de una alternativa

Una vez conocidas y evaluadas las alternativas, llega el momento de decidir cual opción escoger. Se escogerá la mejor opción para el buen funcionamiento y el rendimiento de la empresa.

Implantación de la decisión

El primer paso es comunicarla a las personas afectas y conseguir que la acepten. Esto será más sencillo si las personas encargadas de llevarla a cabo o de acotarla forman parte del proceso de toma de decisiones. Pero hay que recordar que la decisión final también debe responder y respetar la planificación empresarial, la organización y la dirección organizativa.

Evaluación de esta

Una vez seleccionada e implantada la solución, llega el momento de evaluarla. Conocer cómo ha sido adoptada y, lo más importante, si ha corregido el problema. Por último, es conveniente realizar une estudio que analice y documente cómo se ha procedido a la toma de esta decisión. Para determinar una correcta evaluación, se pueden seguir estos pasos.

  • Objetivos resueltos. El proceso de toma de decisiones se habrá terminado satisfactoriamente si este cumple con las expectativas esperadas. También es importante saber si las partes implicadas han aceptado positivamente el reto.
  • Analítica e informe de seguimiento. Es conveniente realizar un informa final donde se determinen los factores que han intervenido en el proceso de toma de decisiones y como han influido.
  • Otros apuntes. Añade a tus estadísticas empresariales los métodos utilizados, así como introducir los datos recopilados y estudiados para futuros procedimientos. Resulta muy útil tener catalogado cualquier paso para el futuro.

En caso de que la problemática aún persista, se deberá optar por recurrir a otra solución.

Conocer las etapas del proceso de toma de decisiones en la empresa es propio de un directivo y de las personas que gestionan una compañía. Aprende cómo gestionar una organización y cómo hacer frente a estas situaciones en nuestro máster certificado MBA.

 

Soft skills: Qué son y por qué son importantes para un directivo

Su traducción literal al castellano hace referencia a las habilidades blandas. Sin embargo, las soft skills son el tipo de habilidad que se requiere de manera más precisa en un directivo.

Es importante, antes de comenzar a discernir esta cuestión y analizar el contexto actual. Especialmente a todo lo que atañe a la gran empresa. Los últimos años y el auge de la tecnología, entre otros factores, han propiciado que nos encontremos en un constante estado de innovación. Además de una nueva búsqueda y retos por cumplir.

La figura de un directivo tiene que contar con el mayor número de recursos posibles. Con ellos, podrá afrontar todo tipo de situaciones que se requiera. Algunas de estas habilidades serán de carácter más formal. Otras puedes estar relacionadas con los intangibles, como la gestión del talento. Además de la identificación de los recursos actuales o lo relacionado con la necesidad de gestionar estos recursos para la consecución de nuestros objetivos.

Soft skills, redefiniendo las habilidades

Las soft skills hacen referencia precisamente a las habilidades que se requieren de los directivos para la gestión de los intangibles. El término hace referencia a la adaptabilidad no solo de los directivos. También de los trabajadores de otras empresas que deben de demostrar en un escenario tan cambiante como ante el que nos encontramos.

Los últimos años han hecho que este tipo de skills se hayan posicionado a la vanguardia. Especialmente a la hora de identificar las necesidades que se requieren de una empresa. Son útiles para afrontar todo tipo de desafíos que se presentan en los escenarios más cambiantes y versátiles, con especial presencia en el contexto actual.

El trabajo en equipo, la clave

El trabajo en equipo, el compañerismo, la organización o la resolución de problemas con algunas de las habilidades que entrarían dentro de este grupo. Los profesionales de los recursos humanos se han dado cuenta que en las entrevistas de trabajo hay muchos factores que se escapan. Especialmente de las entrevistas convencionales. La identificación de otro tipo de habilidades resulta clave. De esta manera, conseguiremos atraer al perfil que la empresa en cuestión está buscando.

¿Por qué las soft skills son tan importantes?

Al igual que el contexto general, el ámbito de los recursos humanos también ha experimentado un importante cambio. Especialmente en lo relacionado con la importancia que le proporciona a los objetivos que están buscando.

Las soft skills son actualmente las más buscadas entre los profesionales. Los motivos hacen referencia a la dificultad para adquirirlas y desarrollarlas cuando somos mayores. Y es que, si reflexionamos sobre ello, existen muchos aspectos a valorar. La organización o la resolución de problemas son más difíciles de afrontar cuanto mayor es el candidato a un determinado puesto de trabajo.

Así como lo relacionado con las habilidades técnicas. Éstas se pueden desarrollar por medio de un programa de habilidades directivas, como el que tenemos en EUNCET, charlas, conferencias o, simplemente, a base de trabajo. Es importante saber que existen otro tipo de habilidades que son realmente complicadas de llevar a cabo.

¿Cuáles son las más valoradas?

Algunas de las soft skills más valorada son las que hacen referencia a la comunicación y a la empatía. Especialmente en el ámbito laboral, en el que ambos factores ocupan un papel clave. Los puestos de directivo han visto en estos dos factores las herramientas necesarias para el correcto devenir de un grupo de trabajo o de una empresa.

A la hora de conformar un buen líder, ambos aspectos se encuentran en el centro de atención. Especialmente por parte de todas las personas que se encargan de reclutar personas para este tipo de puestos de trabajo.

Sin embargo, es importante que sepamos identificar este tipo de habilidades. Diferenciando del ámbito al que pertenece nuestra empresa. En el ámbito sanitario, por ejemplo, se valorará más la empatía o la cercanía con los pacientes, mientras que en otros campos se valorarán otro tipo de aspectos.

Las soft skills son una de las mejores maneras de gestionar el ámbito corporativo y desarrollar una serie de estrategias para su correcto desarrollo. ¿Ya has identificado las tuyas?

Beneficios de la inteligencia emocional para directivos

El ámbito corporativo es uno de los que muestra una mayor susceptibilidad a lo emocional. Pese a que hace muchos años era un factor olvidado. Actualmente se encuentra posicionado como uno de los factores clave para el devenir de cualquier organización. Si nos referimos a las destrezas técnicas. Ya no solo de los directivos, sino de cualquier mando intermedio, lo cierto es que el perfil puede no ser del todo completo. En Euncet contamos con un programa de habilidades directivas, en el que trabajar la inteligencia emocional de manera profesional. Una buena capacidad de gestión en lo relacionado con la inteligencia emocional y los impulsos puede resultar un importante valor añadido. Especialmente a la hora de escoger entre dos o más candidatos.

Cada vez son más las empresas que se han dado cuenta de ello. La inteligencia emocional es uno de los pilares sobre los que versa todo éxito empresarial. Sin una correcta gestión de este tipo de habilidad, las empresas están perdidas. Llegando a resultar realmente complicado enfrentarse a determinadas situaciones.

Inteligencia emocional, cuáles son sus beneficios

Emociones canalizadas o cómo manejarse en situaciones de presión

En los momentos corrientes, en los que no existe presión, cualquier sabe tomar decisiones. Sin que ello conlleve un mínimo margen de error. Sin embargo, es cuando nos referimos a las situaciones en las que debemos de trabajar bajo presión, cuando nos encontramos con el problema. Es ahí cuando el control de las emociones debe de quedar más latente que nunca.

Los directivos, acostumbrados a tener que tomar decisiones en momentos difíciles, tienen la clave. Deben de ser un ejemplo en lo relacionado con la gestión de sus impulsos. Y es que cuando el momento lo requiere, de una mala decisión puede depender el futuro de toda una organización.

Por ello, conforme el puesto de mando tiene más responsabilidad, este asunto cobra mayor importancia. Que el profesional cuente con la inteligencia emocional como uno de sus principales recursos va a ayudar a la organización a conseguir cuanto antes los objetivos marcados.

Comunicación, el factor decisivo

En mayor o menor medida, a todos nos afecta el estrés. Y relacionado con las situaciones de presión, todavía más. Uno de sus principales consecuencias hace referencia a lo relacionado con el ámbito comunicativo.Son muchas las personas que en situaciones de nervios no pueden hablar, comunicar o delegar según qué tareas.

Un directivo de élite que sepa lidiar y utilizar la Inteligencia Emocional se va a traducir en una persona mucho más comunicativa y un equipo más motivado. Pese a que la toma de decisiones va a recaer sobre él. Lo normal sería que él mismo no tenga que ejecutar ninguna decisión, sino que dependa de su equipo la correcta ejecución de la tarea.

Sin una buena comunicación, sería imposible escoger entre los diversos caminos que nos llevan a un mismo lugar. La solución a cualquier situación que deba ser resuelta.

El cambio, el gran aliado

En los mandos altos y medios, el cambio debe de verse como una oportunidad, no como un factor negativo. Y es en este punto en el que se nota cuando una persona hace una correcta gestión de sus emociones o no.

Si conseguimos el control total sobre nuestras decisiones irracionales, conseguiremos ver las partes positivas de cualquier situación que requiera un cambio. Y es que, en lo relacionado con el ámbito corporativo, el cambio es uno de los mejores escenarios para demostrar nuestro dominio de la inteligencia emocional.

¿Cómo sé si soy un directivo inteligente emocionalmente?

Responder a esta pregunta suele ser algo complicado. Todos tenemos nuestra imagen de que somos personas fuertes. Además de capacidad decisión y con una correcta gestión de nuestras emociones. Sin embargo, la realidad puede ser bien diferente.

A la hora de distinguirnos y diferenciarnos de nuestros compañeros en lo relacionado con la inteligencia emocional es importante que seamos realistas. No todas las personas están preparadas para convertirse en líderes emocionales. Y, sin embargo, es una de las figuras más importantes que está floreciendo en cada vez más organizaciones.

La inteligencia emocional ha supuesto un cambio de paradigma a la hora de entender las relaciones que se dan dentro de una empresa.

A la hora de saber si eres un directivo emocionalmente inteligente, ¿has probado a pedir un feedback a tus empleados o compañeros? Sin duda, será la mejor manera de responder a esa pregunta de manera rápida y eficaz.

Claves para la gestión de equipos que todo directivo debe saber

La gestión de equipos es un aspecto fundamental para el correcto funcionamiento de cualquier compañía. Al fin y al cabo, de la labor de sus equipos humanos así como de la coordinación entre ellos depende en gran medida el éxito de una empresa tanto en su producción como en las ventas o la comunicación, imagen y publicidad empresarial. Sin embargo, se requiere un perfil específico para sacar el máximo partido a un equipo de trabajo. Es precisamente esa la tarea de EUNCET y su cursos de formación: desarrollar las capacidades para la gestión de equipos de quienes quieren apostar por mejorar su futuro con ellos. Aquí te presentamos algunas claves.

Las 7 claves para la gestión de equipos

1.- Selección

Lo primero antes de gestionar un equipo o implementar cualquier estrategia es saber confeccionarlo correctamente. Una de las características que debe tener un directivo o un líder en general es la capacidad para seleccionar los perfiles que mejor puedan cumplir con sus propósitos. Dicha elección debe hacerse conforme a una idea previa. Si pretendes configurar un nuevo equipo de trabajo según el perfil de cada persona que se incorpore a él entonces no eres su líder: eres su gestor. La iniciativa y el control de cada nuevo paso no estará en tus manos.

2.- Comunicación

Una vez que hemos confeccionado nuestro equipo o, simplemente, hemos confeccionado nuestro criterio para nutrirlo de nuevos miembros, debemos ser capaces de comunicar nuestro proyecto y su identidad a sus miembros. La comunicación con cada uno de ellos es fundamental. Si es correcta podremos hacer que cada miembro comparta nuestra propia idea sobre un proyecto y colabore para llevarla a cabo tal y como queremos.

3.- Reconocimiento

Es importante mantener motivado a un equipo humano. Muchos líderes saben y hacen entender a los miembros de su equipo la siguiente idea: «no cumplir con los objetivos no tiene repercusión». Sin embargo, debes tener en cuenta que igual de perjudicial es introducir una dinámica en los miembros de tu equipo cuya máxima sea «hacer bien el trabajo no se recompensa». Ambas ideas son igual de perjudiciales y por ello debemos ser justos y honestos con nuestros equipos. Un reconocimiento aumenta la satisfacción de un miembro o del conjunto del equipo y, al mismo tiempo, les motiva e involucra más en el proyecto. Es el camino para implementar su rendimiento.

4.- Coherencia

Si vamos a dirigir un equipo de trabajo siempre debemos ser coherentes. Esta coherencia debe estar presente en nuestros objetivos, en nuestro método, en nuestros fines y en nuestra manera de comunicarnos. Órdenes contradictorias engendran respuestas en contra. Por ello, debemos tener claro que el primer paso es comunicarnos correctamente y de forma clara.

5.- Observación

Si somos líderes de un equipo debemos buscar toda la comunicación posible con cada uno de sus miembros. Sin embargo, no podemos esperar que la comunicación entre cada uno de sus miembros y nosotros mismos sea la misma. Dentro de un grupo se establecen de forma natural determinados roles y jerarquías. Debemos ser muy observadores para desgranar información sobre su dinámica interna (factores que escapan a nuestra propia organización) así como sobre el potencial rendimiento de cada miembro. Con ello, sacaremos el máximo partido a cada uno de ellos y podremos beneficiarnos de las características de cada cual optimizando dicho potencial.

6.- Aprende a delegar

Delegar es muy importante para poder priorizar y organizar en cada momento las tareas y para poder obtener nueva información de cada miembro. Es por ello que un profesional en gestión de equipos debe saber cuándo hacerlo y enseñar también a sus miembros cómo y cuándo es beneficioso que lo hagan. Al mismo tiempo, nos valdrá para establecer reconocimientos y comprobar cómo funcionan nuestros miembros con nuevas tareas y responsabilidades.

7.- Crea un buen ambiente

Uno de los aspectos que más incide sobre el rendimiento de un equipo de trabajo es su ambiente. Generar un buen ambiente de trabajo hace que cada miembro del equipo se involucre más en el proyecto, lo tome como algo propio, establezca sus propias metas y en general dé lo mejor de sí mismo. Sin embargo, también repercute favorablemente en otro sentido: reduce notablemente los retrasos, las ausencias y la ineficiencia. Por ello, en una buena gestión de equipos debemos saber cómo hacer del lugar de trabajo el lugar de un proyecto.

Con EUNCET podrás implementar tu conocimiento en el campo de gestión de equipos. De la mano de los mejores docentes, con contacto directo con el mundo empresarial y casos y experiencias reales podrás mejorar tu formación y dar lo máximo de ti en la gestión de equipos. ¿Quieres demostrar de qué eres capaz?

¿Cómo influye el liderazgo personal en una empresa?

Probablemente conocerás muchos casos de empresas que han sido llevadas al éxito gracias en gran parte al carisma de sus fundadores y figuras más destacadas. Sea cuál sea el puesto que dicha persona tiene, el papel es el de líder. Es por ello que el liderazgo personal es otro de los factores que pueden determinar el éxito de una compañía. Para explicarte más acerca de cómo influye el liderazgo personal en una compañía hemos preparado estas líneas. Te recordamos de antemano que con EUNCET es posible formarte como profesional de la mano de los mejores docentes.

Liderazgo personal: ¿en qué consiste?

El liderazgo personal no es, ni mucho menos, sinónimo solo de un puesto de jefatura o un puesto de alto nivel dentro de una compañía. Más al contrario, las cualidades de un líder empresarial vienen dadas por todos los factores intangibles que no cuentan dentro del organigrama de la empresa. Es decir, su principal talento consiste más en lo que queda fuera de lo profesional y sin embargo es tan importante para el funcionamiento de la empresa.

El liderazgo personal son, por tanto, todas las habilidades encaminadas a involucrar a un equipo humano en la actividad de una empresa con el propósito de hacerles partícipe de ello e implementar el rendimiento de cada elemento. Así, el liderazgo personal consiste en sacar el máximo partido a cada miembro de una compañía para poder implementar su eficiencia. Para ello, se requieren una serie de características que no siempre se encuentran. Es por ello que el liderazgo personal es un factor cada vez más valorado por las compañías.

Un líder empresarial puede ser quien atesore una determinada idea o estrategia y quien haga partícipe de ella a todas las partes obteniendo así el éxito. Es, en definitiva, la persona que puede marcar el rumbo de una compañía y hacer a los demás participar de su travesía.

¿Cómo influye el liderazgo personal en una compañía?

El liderazgo empresarial está compuesto de varios ingredientes. Entre ellos, podríamos destacar el carisma que hace que otras personas quieran seguir a dicho líder. Para ello, además, la figura del liderazgo personal debe contar con empatía y capacidad de entendimiento para/con los demás. Esto, naturalmente, incluye capacidad de negociación. También la capacidad de analizar perfiles y sacarles el máximo rendimiento asignando tareas y una gran capacidad de comunicación.

Un líder empresarial debe ser, en el fondo, un experto en la gestión de un tipo de recurso muy especial y de enorme potencial: el equipo humano del que dispone y el rendimiento que de ellos puede sacar para su compañía. Es así, que si tiene estas características y cumple con dichas dinámicas puede aportar grandes beneficios a una compañía. Entre ellos, están los que te enumeramos a continuación.

  • El liderazgo personal mejora el rendimiento conjunto de una empresa. Lo hace porque ofrece la visión global de un líder que mejora su coordinación y eficiencia
  • Consigue un alto grado de motivación y satisfacción en su equipo humano. Con ello, aumenta la productividad, la implicación y la profesionalidad entre ellos
  • Contribuye a conseguir objetivos de una forma más eficaz gracias a que los idea y persigue de forma nítida
  • Mejora la capacidad de trabajo en equipo de un grupo de personas y/o del conjunto de una compañía
  • Ayuda a disminuir el absentismo, las ausencias, retrasos y faltas. Lo hace gracias precisamente a la motivación que genera en los miembros de su equipo.
  • Aumenta las ventas de la empresa como consecuencia de la mejora conjunta de los puntos mencionados hasta ahora
  • Contribuye a reducir las pérdidas asociadas a los malos rendimientos y la baja eficacia de cada proceso y miembro del equipo
  • Aumenta la competitividad al aumentar el rendimiento de cada miembro y cada departamento así como su coordinación
  • Como consecuencia de los anteriores dos puntos y, en general, de todos los que hemos comentado hasta ahora, el liderazgo personal contribuye a aumentar los beneficios de una compañía

¿Cómo ser un buen líder empresarial?

Como hemos dicho, el liderazgo empresarial forma parte de uno de los puntos fundamentales para aumentar el rendimiento de una empresa. Hay que tomarlo, en consecuencia, como un factor productivo más. Y precisamente por poder considerarse una actividad es posible aumentar y mejorar nuestras competencias en ello. Desde EUNCET ofrecemos la mejor formación sobre liderazgo personal.

A través de nuestro programa podrás mejorar tu capacidad como líder empresarial de la mano de los mejores docentes, conectados e implicados con el mundo empresarial. Te animamos a tomar parte en nuestros programas de formación. Participa en un futuro de garantías ofreciendo al mundo empresarial todo lo que tienes que darle. ¿Crees que puedes ser un gran líder empresarial?

Técnicas directivas que debe desarrollar un líder

Convertirse en el líder de una empresa o de un equipo es una de las situaciones que más dificultad desprenden, y requieren de distintas técnicas directivas. Especialmente en los casos en los que nos convertimos en líderes a base de crecer dentro de una misma organización. Tener responsabilidad sobre personas que hasta ese momento eran tus propios compañeros no está exento de dificultad.

Sin embargo, la habilidad del liderazgo es el punto en el que se puede comprobar el posicionamiento y el futuro de un buen profesional. Así como su desarrollo dentro del ámbito corporativo.A continuación de vamos a proponer una serie de habilidades que debes de desarrollar en base a las técnicas directivas.

Técnicas directivas a desarrollar

Delega siempre

Si ya has empezado a gestionar equipos, seguro que en más de una ocasión de ha ocurrido. Lo normal es que, en los casos en los que tengas a algún superior por encima de ti, sientes como toda la faena recae sobre ti.

Sin embargo, lo cierto es que tú no debes de realizar todo el trabajo. Al contrario, dependiendo del puesto únicamente debes de actuar como un supervisor. Para poder supervisar, es imprescindible que delegues las tareas en tus compañeros y en tus trabajadores.

Si pretendes hacer tú todo el trabajo, solo vas a tener una consecuencia: la desmotivación. En el ámbito laboral, delegar es una de las mejores decisiones que puedes realizar para gestionar un equipo. Los beneficios no serán solo para ti, que te sentirás mucho más aliviado y con mucha más fuerza para emprender todo tipo de situaciones. Incidirás de manera directa en el desarrollo y la motivación de tus trabajadores.

Coordina a tu equipo

Como decíamos, en la mayor parte de los casos tu trabajo no será el de un ejecutor, sino que debes de actuar como un coordinador de tu equipo. Tu figura no debe de verse como un compañero. Sino como una persona que, por sus dotes, sea capaz de gestionar un equipo, anticiparse y resolver problemas. Además de hacer de su grupo de trabajo una familia.

Para ello, es importante que trabajes sobre las skills emocionales de tus empleados. Ellos deben de sentirse que realmente eres un apoyo. No el típico jefe que solo es capaz de transmitir un feedback negativo.

Evalúa en todo momento la situación de trabajo que tiene y consigue crear un ambiente laboral mucho más ameno. De esta manera, tus trabajadores verán su motivación aumentada a un nivel superior. Y tú, verás en sus caras la satisfacción de un trabajo bien hecho.

Planifica

No hay mejor manera de resolver los problemas que anticiparse a cuando éstos todavía no han aparecido. De esta manera, conseguirás minimizar el posible impacto que éstos pueden tener en grupo de trabajo.

La planificación es la diferencia entre un buen líder de uno que no lo es. Mediante una buena técnica organizativa la consecución de los objetivos laborales estarán al alcance de tu mano.

La comunicación o cómo implicar a tu equipo

En todos los equipos hay trabajadores que no se sienten 100×100 motivados con el proyecto. Las explicaciones pueden ser tantas como imaginación tengas, sin embargo, siempre hay una que aparece en todos los casos: la falta de implicación.

No hay nada que desmotive más a un empleado que la falta de motivación en su entorno laboral. Para ello, una de las mejores soluciones es establecer una estrategia comunicativa con la que legar a todos los trabajadores de la organización. Cuando eso ocurre, notarás como el rendimiento de todos ellos aumenta de manera significativa.

En el ámbito corporativo, las técnicas directivas que ayuden a sus empleados a ser mejores trabajadores se han posicionado como un buen recurso. Permiten alcanzar unos objetivos comunes a todas las personas que forman parte de la organización. Por medio de una correcta planificación y el trabajo de determinadas skills, lograrás hacer que tu equipo llegue a obtener un rendimiento muy por encima de lo que habías tenido hasta ahora. ¿Todavía no lo estás haciendo?

Apuesta por nuestros consejos y aumenta el rendimiento y el éxito de tu empresa a un nivel superior. Confía en nuestras técnicas, ¡y pronto verás el resultado, te esperamos!